Temas

Alonso Cueto: “Somos un país trágico, dramático, pero con esperanza”

Alonso Cueto, escritor peruano. Con La viajera del viento, el autor cierra la trilogía de la violencia que sembró Sendero Luminoso entre el 80 y el 90

Alonso Cueto: “Somos un país trágico, dramático, pero con esperanza”

Alonso Cueto: “Somos un país trágico, dramático, pero con esperanza”

30 de Septiembre del 2016 - 09:15 » Textos: Cris Vilchez » Fotos: Ángela Ponce

Ángel Serpa, un exsoldado del Ejército, reconoce un día a la mujer que supuestamente mató en Ayacucho por órdenes de su capitán en plena guerra con Sendero Luminoso.

La mujer parece no reconocerlo, pero lo lleva a su casa. A partir de ahí, el hombre tratará de ayudarla buscando redimir su culpa, pero le resultará casi imposible porque ella se quedó en el pasado. Así empieza La viajera del viento (Planeta), la última novela del escritor peruano Alonso Cueto, quien en entrevista con el programa online Olor a tinta, del diario Correo, contó todo sobre el fin de la trilogía Redención que empezó con La hora azul (2005) y La pasajera (2015).

Serpa siente culpabilidad al inicio, pero al salir de la cárcel parece hallar paz en su vida al tener una familia; en cambio, Eliana Cauti se ha quedado en el pasado, no encuentra esa paz. ¿Por qué están esos dos personajes en latitudes tan distantes?

Me interesa mucho el tema de la búsqueda del pasado, de la memoria. Algo que está en el libro es el pensamiento quechua de que el pasado está delante de ti, el futuro está detrás; puedes saber lo que ha ocurrido, pero no sabes lo que va a ocurrir, no puedes adivinar. El pasado está frente a ti. Ese es un tema que me ha llamado la atención, de cómo lidiar con nuestros recuerdos, la memoria, la culpa y redimirnos de aquellos pesares y arrepentimientos. Creo que es una novela optimista, cree en el futuro, pese a que está impregnada del pasado. Yo soy una persona optimista sobre el Perú, de las vidas de los que estamos aquí, tiene que ver mucho conmigo.

¿La suma de qué son estos dos personajes?

Eliana es la expresión de un ideal de redención, de reconciliación; Ángel Serpa es capaz de ir a la cárcel, porque para él es muy importante el factor moral.

¿Has entrevistado a exsoldados que participaron en la guerra con Sendero Luminoso? 

Sí. Estuve en el penal de San Jorge que ahora no existe. Ellos sienten culpa, pena, como podemos sentir nosotros, incluso cuando no tenemos culpa. Y eso es algo muy humano. Fue emocionante conversar con los presos, escuchar misa. Me interesa dar una impresión del lugar, me conmueve todo lo que pasa en Perú, somos un país trágico, dramático, pero tenemos lugar para la esperanza. Alguna vez fuimos una gran civilización, hay algo de esa fuerza oculta, colectiva, que está todavía presente y puede servir de sustento para nuestros sueños.

¿A quiénes engloba el personaje de Eliana Cauti? 

Es una construcción de identidades de mujeres que estuvieron presentes en la zona de emergencia y que luego trataron de hacer una vida normal; muchas de ellas lo lograron, muchas no; muchas sufrieron y muchas lograron salir adelante. Me interesa el instinto de vida, de salir adelante, del futuro, de no perder la esperanza nunca, no por cuestiones de ideología o moral, sino por instinto natural de vida.

¿Qué ha querido contarle al lector con esta trilogía?

Creo que esto que ha pasado, la guerra de Sendero Luminoso, sigue dejando secuelas -aunque la gente dice que hay que dejarlo atrás, es un error- siguen apareciendo tumbas clandestinas, víctimas, se sigue condenando culpables. Quiero contar que la guerra de Sendero nos incumbe a todos, que no es una cosa que pasó hace años en lugares alejados, sino que tiene que ver con nuestra convivencia, con la manera cómo nos relacionamos, saludamos. La idea de que somos una nación es fundamental para superar ese episodio. No podemos pensar en que la gente de la sierra es distante o de otro planeta. Estas son las cosas que nos recuerdan que vivimos en el Perú, vivimos en una sociedad terriblemente injusta, que tenemos mucho por hacer, pero ahí está nuestro instinto de vida para lograrlo.

Según las noticias, se observa un rebrote del terrorismo, ¿advierte eso? 

No creo que haya rebrote de terrorismo, creo que la sociedad peruana ha cambiado mucho como para que eso ocurra. No hay espacio para voces proféticas, mesiánicas u homicidas como la de Abimael Guzmán; estamos más integrados que hace 40 años. Eso está fuera de discusión. Nos queda mucho camino por recorrer, tenemos mucho por reconocernos como país.

DATO

Alonso Cueto C. Escritor (62). Docente y escritor de novelas y cuentos. Ganó el Premio Herralde por su novela La hora azul. Sus libros han sido traducidos en más de 20 idiomas. Es miembro de la Academia Peruana de la Lengua.

Lo más leído