Temas

​El terremoto que marcó a los arequipeños sucedió un día como hoy (VIDEO)

Dejó 74 personas fallecidas y 64 desaparecidas a consecuencia del tsunami
​El terremoto que marcó a los arequipeños sucedió un día como hoy (VIDEO)

​El terremoto que marcó a los arequipeños sucedió un día como hoy (VIDEO)

23 de Junio del 2017 - 04:21 » Textos: Correo » Fotos: Correo

A las 15:33 horas de un día como hoy ocurrió el terremoto de 6.9 grados en Arequipa, considerado el sismo más grande de los últimos 25 años del Perú.

Según el informe que fue consolidado por el Centro Nacional de Datos del Instituto Geofísico del Perú, el epicentro del movimiento fue a 82 kilómetros de Ocoña en la provincia de Camaná. Por lo mismo, las localidades más afectadas fueron Ocoña, Camaná, Mollendo y Arequipa, además de las regiones de Ayacucho, Moquegua y Tacna.

Según el reporte de Indeci, 74 personas murieron, 26 de ellas en el tsunami de grado nueve que ocurrió 90 minutos después del sismo y que afectó a Ocoña, Camaná, Quilca y Matarani, Solo en Camaná las olas salieron a más de un kilómetro causando destrucción y muerte. Las casas de playa de los balnearios fueron destruidas por el agua.

Además, el informe del Centro Nacional de Datos del Instituto Geofóisico del Perú, indica que aproximadamente 320 mil personas fueron afectadas en el sur, 17 mil 500 viviendas destruidas y 35 mil 550 quedaron dañadas. En el documento, también quedó escrito la desaparición de 64 personas.

CATEDRAL. La imagen que recuerda el arequipeño del terremoto del 2001 es la caída de una de las torres de la Catedral. Además, la fotografía dio la vuelta al mundo y fue captada por el fotógrafo Fernando Choquecota Condori.

Si se ubica frente a la Catedral, la que se desmoronó fue la del lado izquierdo. La torre se desplomó hacia al interior de la iglesia y de pura milagro se salvó el órgano mayor, porque los escombros cayeron a centímetros de este importante instrumento del templo.

Un amigo me dijo que tome la foto, porque yo aún no reaccionaba. Empecé a hacerlo y de pronto algunos peatones se arrodillaron y comenzaron a rezar”, narró Choquecota Condori a Correo, en una anterior entrevista.

La cámara capturó el trágico momento que quedó para la historia de Arequipa. En esta imagen se observa las palomas volando y las partículas del polvo, como si en ese momento ocurriera un ventarrón. Otra iglesia que quedó gravemente dañada fue la de Santa Marta, que lamentablemente que 16 años después, aún no es reparada.

Entre los inmuebles afectados también estuvo el edificio de 12 pisos de la Beneficencia Pública de Arequipa, conocido como el Hotel Presidente, porque se desprendieron los estuques y las ventanas quedaron sin vidrios.

Las torres de la excárcel de Siglo XX se desplomaron, muchas viviendas de sillar en las calles Rivero, Ayacucho, Bolognesi y distritos de Cayma, Yanahuara Cerro Colorado, colapsaron.

Incluso el puente Grau sufrió una rajadura en su extremo izquierdo. Los hospitales Goyeneche y Honorio Delgado sufrieron fisuras de diferentes longitudes. También hubo daños en edificios de la Universidad Nacional de San Agustín en las áreas de Ingenierías y Sociales.

Por otro lado, en los balnearios de Camaná las personas llloraron la tragedia por los seres queridos fallecidos y por la pérdida de sus viviendas.

FÚTBOL. A la hora del movimiento telúrico, muchos de los arequipeños se encontraban en el estadio de la Universidad Nacional de San Agustín, observando el partido entre Huracán vs Atlético Universitario. El jugador del primer equipo, Marcos Sánchez, metió el primer y único gol del encuentro.

El árbitro, Víctor Hugo Rivera, se acercaba al centro del campo deportivo para reiniciar el juego, cuando escuchó gritos en las tribunas, levantó la vista y observó a personas desesperadas saltando desde lo alto de las graderías hacia el área de juego, el fuerte terremoto había impactado a todos, menos a Rivera.

El árbitro, al principio no supo lo que sucedía. “La gente lloraba, se arrodillaba y le rezaba a la virgencita de Chapi, entonces me di cuenta del terremoto”, recordó.