Temas

Los mediadores que permiten la conexión entre los muertos y los vivos

A través de las oraciones y canciones, las familias sienten la cercanía con sus difuntos.

02 de Noviembre del 2016 - 09:19 » Textos: Gina Hañari » Fotos: Zintia Fernández

Miles de ciudadanos aprovecharon el feriado para visitar los cementerios de diferentes distritos de Arequipa

Sin embargo, quienes también son protagonistas de esta costumbre de visitar a las almas son precisamente las personas que son mediadores para conectar a las almas con los familiares, sea a través de las canciones o rezos.

HISTORIAS. Máximo Chuco es una de las personas que a sus 64 años de edad, acude todos los años al cementerio de Ciudad Municipal, realizando rezos para las almas del cementerio. Los ingresos extra que obtiene le permite atender las necesidades de su familia.

Chuco cuenta que hace 10 años que recorre el único cementerio del Cono Norte y para prender una variedad de rezos, se vio obligado a comprar un cuadernillo de Catequesis.

Es muy diferente para las mujeres, los varones y los niños. Cada uno de los rezos lo aprendes y con esto ayudas a que los familiares sientan que las almas de sus familiares se sientan cerca a ellos (...) ellos lo sientes con la brisa del viento (sonríe)”, narró.

Un rezador al día llega ganar un promedio de 20 a 25 soles, “Yo recibo la voluntad de las personas” añadió.

Quienes no faltan en los cementerios son los músicos, se acercan a las tumbas entonando canciones que fueron del agrado de la persona que falleció. 

Juan Cáceres es un varón que con su fiel compañera, el arpa, acude al camposanto complaciendo a las personas asistentes con los pedidos musicales.

A sus 35 años, el se reúne con alguno de sus amigos y al son del arpa cantan temas bernaculares tales como las de Alicia Delgado, Sócimo Sacramento, entre otro cantantes reconocidos.

“Llevó 15 años cantando en este cementerio y me complace compartir algunos momentos de recuerdos con las personas de mi alrededor (...) muchos de ellos recuerdan más a sus familiares escuchando las canciones que a ellos (difuntos) les gustaba”, señaló después de su concierto al aire libre.

Para estas personas una realizar este tipo de actividades es uno de sus mayores placeres, puesto que comparten y se ponen en los zapatos de las personas, sintiéndose así comprometidas con ellos.

Lo más leído