Temas

Alarma en Ayacucho: Presa Cuchoquesera se queda sin agua

Capacidad de presa  es de 80 millones de metros cúbicos, pero ahora solo tiene 2.5 millones

Alarma en Ayacucho: Presa Cuchoquesera se queda sin agua

Alarma en Ayacucho: Presa Cuchoquesera se queda sin agua

02 de Diciembre del 2016 - 00:18 » Textos: Jorge Alberto » Fotos: Jorge Alberto

Dicen que el agua gota a gota, se agota. Esa frase puede resumir la realidad en la que se encuentra la región de Ayacucho ante una posible declaratoria de emergencia hídrica, debido a la falta de lluvias y la ausencia total de nieve y glaciares en la cabecera del Cachi que abastecían de agua a la presa Cuchoquesera cuyos canales trasladan el agua para el consumo humano y la agricultura en Ayacucho.

En una reciente visita realizada a Cuchoquesera se constató la situación alarmante de la principal presa que abastece de agua a la región. La realidad es que la presa tiene 2.5 millones de metros cúbicos de agua, que solo abastecerían de agua los siguientes tres meses y luego comenzaría la escasez.

En la zona se Ritipata en el distrito de Paras (4900 msnm) que antes mostraban una imponente vista blanca por la presencia de nieve y hielo, hoy, se aprecia cerros secos afectados por la desglaciación. Además los canales que conducen el agua desde Cuchoquesera están secos.

Según Godofredo Cayllahua, representante de la comunidad de Santa Fe en el distrito de Paras, indicó que desde hace cuatro años la realidad de la zona ha cambiado radicalmente, porque se han reducido las extensiones de nieve y glaciares en la cabecera del Cachi, situación que ha generado la desaparición o sequedad de los pastos.

“No hay pastos frescos para que se alimenten las más de 8 mil cabezas de ganado (entre alpacas, llamas y ovejas) que poseen las 42 familias que habitan esta zona.

La situación del agua se pone crítica en Ayacucho, pues hace dos meses, no hay lluvias en la parte de las cabeceras y la zona atraviesa la desglaciación de los cerros.

ALARMA. Según los datos oficiales la presa de Cuchoquesera tiene una capacidad máxima de 80 millones de centímetro cúbicos y con ello se abastece, con normalidad, al consumo humano y al agro; sin embargo, este 2016 la presa solo alcanzó un abastecimiento de 58 millones de centímetros cúbicos, cantidad con la cual se advirtió la racionalización del agua en Ayacucho.

Precisamente, ayer, se dejó de abastecer con agua a los productores de la zona; pues al 1 de diciembre la presa de Cuchoquesera tiene 2.5 millones de centímetro cúbicos de agua para abastecer el consumo humano. Es decir la presa tiene cerca de un 2% de su capacidad total, y este volumen solo abastecería 90 días se agua para el consumo.

Según, Mario Mitma, presidente de la Junta de Usuarios del Distrito de Riego de Ayacucho (Judra) en la actualidad la presa está en su nivel mínimo de almacenamiento que podrían abastecer por 3 meses a la ciudad de Ayacucho para el consumo humano.

Mitma solicitó al Gobierno Central que se declare en emergencia el sistema hidráulico de Ayacucho y la Sierra del Perú.

De otro lado, la Oficina de Operación y Mantenimiento (Opeman) del sistema hidráulico Cachi, comunicó a la Judra que ya no se dotará de agua para el uso agrícola para la zona media de la cuenca del Cachi.

Según informes de Opeman, es mínima la cantidad de agua que está ingresando a la presa Cuchoquesera, pero se está abasteciendo a la ciudad de Ayacucho en la cantidad de 4 mil litros por segundos.

Por su parte, Omar Rosel Barrientos, representante de la mesa temática de ambiente y agua, señaló que este año sólo se pudo captar 58 millones de metros cúbicos de agua que ya se distribuyeron a la población.

“Si las lluvias no llegan en diciembre se generará una situación complicada con las poblaciones afectadas creándose conflictos por el acceso al agua” advirtió al precisar que en la zona no se trabajó acciones de contingencia y prevención.

“Se ha priorizado el mantenimiento y ampliación de las presas y canales, pero no se ha trabajado acciones en la cabecera de cuenca, pues no se han sembrado plantas que capten agua para poder generar el recurso en situaciones de emergencia.

EMERGENCIA. Ante la escasez de agua a nivel de la región, la congresista Tania Pariona señaló que la situación es bastante preocupante y que insistirán en la declaratoria de emergencia hídrica desde el Gobierno Central, situación que generaría beneficios económicos a la región para absolver las necesidades inmediatas.

La congresista junto con el ministro de Vivienda, Construcción y saneamiento, Edmer Triujillo Mori, visitaron la planta de tratamiento de Quicapata, donde se observó la realidad en la que se encuentran y también recibieron las demandas de los trabajadores del Servicio de Agua en Ayacucho, quienes advirtieron sobre la reducción considerable del líquido elemento producto de la ausencia de las lluvias en las zonas altoandinas.

“Me hubiese gustado que el ministro visite la represa Cuchoquesera, donde es evidente la escasez de agua, pero no fue posible, pero de todos modos vamos a insistir en la declaratoria de emergencia hídrica de Ayacucho para así recibir transferencias presupuestales que sirvan para la ejecución de proyectos hídricos que actualmente no existen en la región y que ahora nos pone en riesgo de desabastecimiento de agua para el consumo humano”, refirió.

MEDIDA. Hace tres días el gobierno declaró el estado de emergencia hídrica en 37 valles agrícolas del país. Ello debido a la ausencia de lluvias que se presenta en la sierra norte y sur.

Entre las zonas afectadas están las cuencas ubicadas en Arequipa (Camaná, Tambo), Piura (Piura), Lambayeque (Lambayeque, Olmos, Zaña y Jequetepeque), Ica (Acarí, Llauca y Chaparra), Moquegua (Moquegua), Puno (Azángaro, Huancané) y Tacna (Locumba, Sama, Caplina). Dichas zonas contienen unas 350 mil hectáreas de cultivo, cifra que equivale a un 5% del área cultivable en el país. La mayor parte se ubica en la zona norte.

La lista podría ampliarse para incluir otros valles en Ayacucho, Apurímac, Amazonas, Cajamarca, Huánuco, Junín y Lima. Su incorporación dependerá del monitoreo que efectúa el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) en la zona.

Durante la emergencia –que tendrá una duración de 60 días–, el Gobierno destinará S/60 millones para obras que garanticen la provisión de agua para el consumo humano y agrícola. Entre estas figuran la rehabilitación de pozos, la utilización de aguas de drenaje y la construcción de pozas artesanales. Asimismo se llevarán almacenes de plástico –con una capacidad de 4.500 litros– para abastecer a las poblaciones afectadas.

En una conferencia de prensa realizada ayer, el ministro de Agricultura y Riego, José Hernández, resaltó la necesidad de construir más represas y mejorar la eficiencia del riego. Asimismo, indicó que es necesario impulsar inversiones en el sector. “Tenemos un déficit de inversión de S/3 mil millones solo en presas”, dijo.

Por su parte, el jefe de la Autoridad Nacional del Agua (ANA), Abelardo La Torre, señaló que el organismo a su cargo realiza el monitoreo que revela la escasa cantidad de agua, y cuyo abastecimiento estaría asegurado hasta fines de año y la primera quincena de enero. “Pero si en caso no se presentan las lluvias habrá un problema en la producción (de alimentos)”, acotó.

“Estamos viendo que la falta de lluvias y el cambio climático están causando estos problemas de sequías, en regiones de la costa, sierra y selva”, expresó el funcionario.

Lo más leído