Temas

Torrencial lluvia deja graves daños materiales en casas y oficinas

Continúan realizando monitoreo de daños mientras las oficinas de la DRA sigue vulnerables a inclemencias

Torrencial lluvia deja graves daños materiales en casas y oficinas

Torrencial lluvia deja graves daños materiales en casas y oficinas

22 de Octubre del 2015 - 08:39 » Textos: Miguel Núñez » Fotos: Miguel Nuñez

Un total de once viviendas inundadas y diversos daños materiales fueron las principales consecuencias de la torrencial lluvia del último martes en horas de la tarde en los distritos de Ayacucho y Jesús Nazareno.

De acuerdo al informe del Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER), también se produjo la interrupción de la carretera Ayacucho - Huanta, lo que obstaculizó el normal tránsito de los vehículos a ello se sumó la caída de un árbol sobre dos automóviles en la avenida Independencia.

Daños. Asimismo, la institución que llevó la peor parte fue la Dirección Regional de Agricultura (DRA), donde el servidor central de la internet, diversas computadoras y documentos valiosos fueron afectados por las goteras que presentan gran parte de sus antiguos ambientes.

Frente a este hecho, el personal tuvo que paliar durante varias horas para proteger sus materiales y equipos de trabajo, de igual manera, tuvieron que cubrir algunas conexiones eléctricas para prevenir un corto circuito, porque gran parte de sus cables se encuentran expuestos.

Por todas estas deficiencias que fueron encontradas en el sector agrario, los representantes de Defensa Civil la declararon como inhabitable, por el riesgo que representa para los servidores públicos y usuarios.

“Nosotros laboramos en ambientes antiguos que fueron construidos para el funcionamiento de talleres, por ello, no prestan las garantías necesarias, lo que pone en riesgo a más de cien trabajadores”, informó el secretario del sindicato de trabajadores de la dirección agraria, Marcelino Huamaní.

Según algunos trabajadores de este sector al inicio de la gestión de Willfredo Oscorima, la autoridad regional se comprometió en mejorar las infraestructuras; sin embargo, todo ello quedó en promesas y algunas gestiones que empezaron las autoridades no prosperaron por falta de voluntad.

Por otro lado, la interminable lluvia que azotó a la ciudad de Ayacucho, también perjudicó a cuatro aulas prefabricadas de la institución educativa Mariscal Cáceres, donde el mobiliario educativo fue inundado en su totalidad.