Temas

Pedro Izquierdo: "Tenemos que revertir esa imagen de una región corrupta”

Pedro Izquierdo considera que se debe reforzar la labor de fiscalización y, sin caer en subordinación, trabajar de forma coordinada con los representantes del GRA

Pedro Izquierdo: "Tenemos que revertir esa imagen de una región corrupta”

Pedro Izquierdo: "Tenemos que revertir esa imagen de una región corrupta”

09 de Enero del 2017 - 09:20 » Textos: Redacción » Fotos: Correo

La imagen de una región corrupta que aún se tiene de Áncash es para el nuevo consejero delegado, Pedro Izquierdo Huerta, un tema de prioridad que se debe tratar de solucionar. En tal sentido, el representante de la provincia de Yungay señala que en su periodo como responsable del Consejo Regional se debe reforzar la labor de fiscalización para garantizar el correcto uso de los recursos públicos y trabajar coordinadamente con los representantes del Gobierno Regional de Áncash (GRA), sin caer en la subordinación, para solucionar los problemas que atañen a nuestro departamento.

¿Cómo toma su elección como consejero delegado para el 2017?

Lo tomo como un reto, muy humildemente, con mucha responsabilidad, con el compromiso de contribuir a la institucionalidad, a la gobernabilidad y al desarrollo de nuestra región Áncash. Eso es que a primera instancia veo claro. Mi compromiso, reitero, es contribuir en el beneficio de nuestra región.

Tras asumir este cargo, ¿qué metas se ha trazado?

Una de las primeras metas que me he trazado es que desde el interior del Consejo Regional de Áncash tenemos que trabajar por brindar ante el GRA y ante la mirada del exterior una buena imagen, tenemos que revertir esa mala imagen que tiene nuestra región, considerada como una región corrupta. Entonces tenemos que trabajar bastante en la parte de fiscalización, en la parte normativa. También debemos hacer un denominador común con el ejecutivo, comprometerlos para que también de su parte mejoren la capacidad de gasto, mejoren la imagen ante la mirada del exterior, y de esa manera crear confiabilidad para posiblemente tener la oportunidad de asignación de presupuesto, que no hemos tenido la oportunidad (de recibir) como la han tenido los otros gobiernos regionales.

Qué hace falta en el Consejo Regional de Áncash para mejorar el trabajo realizado en los dos últimos años…

Es necesaria la presencia de un equipo técnico en el Consejo Regional, que debe ser integrado por un ingeniero civil, por contadores y por abogados. Del mismo modo se debe equipar en la parte logística, porque en algunos momentos hay carencia de material porque de alguna manera ello va a retratar la labor que nosotros cumplimos.

En este nuevo periodo, qué tipo de relación debe prevalecer entre el GRA y el Consejo Regional.

Tenemos que contribuir en la gobernabilidad en los extremos de que tiene que haber también una coordinación con el ejecutivo, pero sin la situación de subordinación. En Consejo Regional es la máxima instancia, por consecuencia no tiene que haber ningún tipo de condiciones que estén al margen de la ley. Nosotros como consejeros somos responsables de la distribución de los recursos a cargo del GRA, en consecuencia en todo momento va a haber bastante comunicación y de haber un buen entendimiento vamos a estar contribuyendo a que la gestión mejore.

En estos dos primeros años de gestión, ¿cómo evalúa la labor de fiscalización de los consejeros regionales?

Tenemos que hacer mea culpa, pero también tenemos que apreciar que las limitaciones no tanto se dan por cuestiones exógenas de la voluntad nuestra, también tiene que ver el tema del compromiso de nosotros mismos. Ya se ha conversado con el ejecutivo pero al parecer hay una resistencia de no brindar las facilidades para el desplazamiento, para los gastos que vamos a realizar; los consejeros no contamos con los medios económicos como para desplazarnos o requerir de un asesoramiento más técnico. Contamos con una dieta irrisoria.

Cuando Waldo Ríos Salcedo se encontraba a cargo del GRA varios consejeros se mostraban cercanos a su gestión, condescendientes con ella, ¿considera que se ha venido cumpliendo una correcta función de fiscalización?

Son prácticas que siempre han creado suspicacias desde gestiones anteriores. Eso preocupa bastante, pero yo considero que con la actual gestión no debería pasar. Yo no puedo asegurar de que si eso va a pasar o no, pero sé que falta mayor control, falta mayor presencia de la Contraloría de la República, implementar las normas más objetivas porque aún me parece que la corrupción esta institucionalizada y no se puede erradicar tan fácilmente. Desde mi parte siempre voy a exhortar a mis colegas a cumplir nuestras funciones, sobretodo en la parte que nos corresponde: una fiscalización más objetiva, y de esa manera garantizar que nuestros recursos vayan a parar y atender las necesidades de la población, lejos de quedarse en los bolsillos de algunas personas que no merecen ser funcionarios o autoridades.

Considera que en la gestión de Enrique Vargas Barrenechea van a existir mejores avances, teniendo en cuenta que en los dos últimos años Áncash ha ocupado el último lugar en ejecución presupuestal.

Personalmente tengo una apreciación de que en estos dos meses que han transcurrido ha existido un ánimo de poner orden, de destrabar los proyectos y con ese ánimo de dinamizar la capacidad de gasto. Tengo esperanza de que esto mejore y todos apostamos por ello.

El día de su elección como consejero delegado, varios de sus colegas -quienes se mostraban cercanos a Waldo Ríos- abandonaron la sesión...

Para mí en absoluto puede ser una preocupación, toda vez que con la experiencia que tengo sé, dada la circunstancia, el comportamiento, la euforia, de repente la incomodidad mezquina que en el momento se exterioriza; pero la gente que abandonó la sesión solo ha sido un grupo minoritario que siempre han simpatizado con el señor Waldo Ríos, han estado al lado de él, hay que decirlo sin pelos en la lengua. Pero la mayoría nos quedamos pues pensamos que el Consejo Regional merece un respeto, toda vez de que cada consejero tiene una consigna y trae a defender al pleno las necesidades de su provincia, por eso nos han elegido. La elección se ha llevado dentro de los cánones establecidos, respetando el reglamento, el cual establece que para toda clase de sesiones (ordinaria o extraordinaria) se necesita contar con el número legal, es decir la mitad más uno.

¿Por qué cree que los consejeros se retiraron?

Esto tiene un trasfondo. Ellos inicialmente querían imponer su candidato y como no lo lograron empezaron a llamar a uno y otro consejero. Sin embargo, el bloque de quienes apostamos por la gobernabilidad ya habíamos decidido que íbamos a participar de manera democrática en las elecciones.

¿Cree que su rol como delegado incomode a estos consejeros?

Yo considero que no porque nunca he sido revanchista, un tipo que haya demostrado cierta actitud penosa. Con mi experiencia que tengo, soy conciliador extrajudicial, y esas experiencias de alguna manera las voy a volcar para lograr que a nivel del Consejo Regional se logre la unidad, aunque será muy relativo porque hay resentimiento de parte de algunos de ellos. Pero hay que apostar por la región. 

Desayunos de Correo

Lo más leído