Temas

'Monstruo' que mantuvo cautivo a su primo para violarlo y torturarlo, pasa al penal

El pequeño cayó en sus manos cuando solo tenía 9 años y desde entonces vivió la peor de las pesadillas
'Monstruo' que mantuvo cautivo a su primo para violarlo y torturarlo, pasa al penal

'Monstruo' que mantuvo cautivo a su primo para violarlo y torturarlo, pasa al penal

08 de Septiembre del 2017 - 20:08 » Textos: Mario Huarcaya » Fotos: Mario Huarcaya

Ingresó al penal de La Oroya raudamente y en medio de cuatro afectivos policiales de la comisaría de Junín. Rusbel Rubina Huerta (19)  es ahora denominado 'El monstruo de Ondores' por haber secuestrado, violado y explotado laboralmente a  su primo de 12 años desde que este tenía sólo 8 años.

El Juzgado Mixto de Junín a pedido del fiscal provincial de La Oroya Paúl Canchari determinó 5 meses de prisión preventiva por los delitos de secuestro y contra la libertad sexual en la modalidad de violación, esto mientras duren las investigaciones en busca de más pruebas.

Rusbel Rubina fue internado en el penal donde según información dada  por personal del INPE, se encuentra en al área de prevención del penal, donde pasará la noche a esperas que en los próximos días una junta de psicólogos, abogados y personal del INPE decidan a que pabellón del penal pasará hasta que concluya el proceso.

TORTURA. Rusbel Rubina Huerta (19), el año 2013, viajó al sector de Dos de Mayo Pata a Huánuco, lugar donde raptó a F.S.H. (9). En marzo el sujeto llegó junto al menor a la localidad de Junín y se dedicaban a laborar en haciendas como pastores de animales (ovejas y vacas) en Óndores y Atocsaico.

El menor era ultrajado y cuando se resistía era golpeado a patadas, puñetes, palos y con alicate en diferentes partes del cuerpo, lo mismo ocurría cuando no quería trabajar.

Para evitar que escape Rusbel Rubina incluso ataba a su primo con alambre y sogas, lo que le causó profundas heridas y cortes en diferentes partes del cuerpo.

Una vez, cuando pidió ir al baño lo golpeó en sus genitales hasta reventarle el testículo derecho y dejarlo en estado de putrefacción, no contento con el daño y para que no pueda escapar le quemaba los pies y las manos con agua caliente en bolsas y plásticos. Lo hacía trabajar todo el día en la chacra para luego solo darle de comer papa sancochada.

La hija del ganadero para el que prestaban sus servicios fue quien alertó a su padre del hecho y este denunció al enajenado ante la comisaría del lugar.

Según informó el médico legista de La Oroya Carlos Bustamante Montoro el examen médico legal arrojó las más bajas vejaciones del primo arrojando defloración antigua contra natura, cicatrices de quemaduras y de golpes en diversas partes del cuerpo.