Temas

Edmer Trujillo: “El 60% de las familias de los albergues no es damnificada”

Unos 2,500 damnificados están asentados en refugios esperando un módulo o vivienda; pero solo reconstruirán aquellas casas que se cayeron. Los demás podrán acceder a bonos para adquirir lotes
Edmer Trujillo: “El 60% de las familias de los albergues no es damnificada”

Edmer Trujillo: “El 60% de las familias de los albergues no es damnificada”

17 de Septiembre del 2017 - 07:00 » Textos: Cinthia Cherres » Fotos: Correo

El ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento, Edmer Trujillo, dijo que para la reconstrucción de viviendas solo se considerará a aquellos damnificados que perdieron su casa.

¿Se han identificado las zonas de riesgo no mitigable?

Hay 90 días de plazo para que los gobiernos regionales declaren zonas de riesgo no mitigable, pero la base inicial es el de Cenepred que ha determinado zonas de muy alto, alto, medio y bajo riesgo, pero esa información no es suficiente, por eso hay que complementar con una serie de estudios técnicos, por eso estamos instalando un comité técnico que en Piura tendrá 3 profesionales.

Entonces, ¿cómo saber cuántas viviendas reconstruir en octubre si recién en diciembre se tendrá el estudio?

Obedece a un catastro de 48,000 viviendas en todo el país que fue levantado por Cofopri y se fundamenta en viviendas destruidas e inhabitables. En Piura son 14,535 en total. Las 5,238 viviendas que empezaremos a construir el 15 octubre, como parte de una primera fase, corresponde a bajo y medio riesgo, de los cuales 1,710 son para Piura. Como una segunda fase, en setiembre estamos convocando 3,000 viviendas adicionales. Para riesgo alto y muy alto necesitamos que estén determinadas las zonas de riesgo no mitigable. En noviembre tendremos el estudio y en diciembre tendremos la declaratoria de las zonas no mitigables, entre enero y febrero deberíamos empezar a construir 16,000 viviendas adicionales en el país.

¿Se reconstruirán viviendas para los damnificados que están en los refugios?

Hay mucha gente que no es damnificada, que no está en los padrones de Cofopri. Esta reconstrucción no es para resolver el problema de vivienda que existe, es para quienes perdieron su casa, si tres familias vivían en una casa y se cayó, entonces le reconstruiremos la casa y las tres familias tendrán que volver, no es que les vamos a dar una casa para cada familia. En cuanto a las familias de los albergues, estamos haciendo aun esa verificación porque tenemos 2,500 familias, pero cuando hacemos los cruces con Cofopri, hay un 60% que no aparece en los padrones.

La constructora Keheda está elaborando un proyecto de vivienda para damnificados en la zona donde están asentados. ¿Hay algún trato con ellos?

Si hay un proyecto privado que esta trabajándose y construye casas que están dentro del rango del valor del bono familiar habitacional, no hay problema, pero nosotros no vamos a obligar a nadie y tampoco estamos obligados a que los damnificados se metan al programa. No hay ninguna coordinación con la empresa privada.

¿Cuál es el avance de instalación de los módulos temporales?

Tenemos 471 módulos temporales instalados en Piura y están en camino 2,226 módulos, de esos 112 son para la sierra y 2,114 en la costa. La meta es que al 15 de octubre estén totalmente instalados. Eso se complementa con 1,710 viviendas definitivas para Piura que deben reconstruirse de un total 5,238 para el país.

Si de agosto a setiembre se instalaron 471 módulos, ¿cómo esperan instalar 2,226 módulos de setiembre para octubre?

Todo está en proceso, tenemos empresas seleccionadas y un convenio con Sencico para que haga un trabajo ordenado.

Hay módulos en el albergue de San Pablo que no los quieren y tampoco los vamos a entregar a cualquier familia. Si no quieren el módulo porque quieren irse al lote que les dio la comunidad, está bien. Probablemente tengamos que construirles en ese lugar si quienes están ahí perdieron sus viviendas. Los módulos que no quieren usar los instalaremos donde se requiera, no estarán indefinidamente sin usarse. No es momento de protesta, de gritos, sino de trabajar juntos para resolver los problemas.