Temas

Parque Kurt Beer: la realidad de la maravilla piurana (VIDEO Y FOTOS)

Los animales lucen descuidados, las jaulas están sucias y los visitantes empeoran la situación al arrojar desechos

26 de Noviembre del 2016 - 10:48 » Textos: Wendy Cavagnaro/ Yasenia Hidalgo » Fotos: Wendy Cavagnaro

En la vía a La Legua se encuentra ubicado el parque Kurt Beer, un área ecológica con más de 75 hectáreas de bosque seco que alberga a numerosas especies de fauna silvestre de la región Piura, algunos de ellos rescatados por el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor).

A pesar que el parque Kurt Beer se ha convertido en un oasis para el medio ambiente, hoy en día no atraviesa un buen momento. El principal problema de ello es el bajo presupuesto, lo que conlleva a una serie de inconvenientes como falta de personal para mantenimiento y limpieza, descuido en la alimentación y atención de los animales.

LA REALIDAD. La función de Serfor es realizar inspecciones periódicas al parque a fin de constatar el cumplimiento de las normas establecidas. Dicha norma no se estaría cumpliendo, pues los animales no están en óptimas condiciones.

La escasez de agua potable limita la limpieza de las jaulas y los recipientes en los que se les deposita el agua están con moho, lo que perjudica la salud de los animales. Al respecto, el gerente de Medio Ambiente, Población y Salud de la municipalidad de Piura, Luis Araujo Gutiérrez, manifestó que la deficiencia en el servicio de agua se debe al bajo presupuesto con el que cuenta el parque. Como no tienen dinero para adquirir cisternas de agua, el camal que está cerca de la zona los abastece solo tres veces por semana.

DESCUIDO. Algunos de los animales han perdido pelaje y peso debido a la mala alimentación que reciben y la falta de atención veterinaria especializada. Los monos tienen cortes que se ocasionan peleando entre ellos. El tigrillo pintado tiene rota una de las patas delanteras, lo que no le permite desplazarse con normalidad. Daniela Rodríguez, presidenta de la Asociación Ecoanimalia, menciona que una de las principales necesidades de los animales es la atención periódica de un veterinario especializado en fauna silvestre y un nutricionista para balancear la alimentación.

Pese a que se ha nombrado al parque Kurt Beer “Maravilla Natural de Piura”, la realidad es otra, pues el poco mantenimiento y la falta de compromiso que tienen los visitantes, quienes lejos de cuidar y apreciar el ecosistema que allí habita, ensucian aún más el lugar y estresan a los animales al sacudir las jaulas e intentar jalarlos.

EL HUMEDAL. En una zona aledaña al Parque Kurt Beer, entre los asentamientos Túpac Amaru II y Santa Julia, se encuentra el humedal de Santa Julia, una reserva natural donde viven al menos 90 especies de aves.

Como una medida para aprovechar ambos espacios ecológicos y convertirlos en lugares de recreación turística autosostenibles, el ingeniero Carlos Castillo Albines, catedrático ecológico de la Universidad Nacional de Piura, y el comunicador de Naturaleza y Cultura, Alberto Navarro, proponen la creación de un corredor ecológico en el que se conecte el bosque seco del parque Kurt Beer con las lagunas de Santa Julia.

Castillo señaló que otra alternativa favorable para el aprovechamiento del parque Kurt Beer sería darle la concesión a una empresa privada, a fin de que invierta en mantenimiento y en estrategias de sostenibilidad. Pero que una vez logrados dichos objetivos, pueda volver a manos del municipio.

Finalmente, Navarro indicó que el parque requiere promoción e inversión. Pero para que Kurt Beer se convierta en una atracción turística y sea una fuente de ingresos, es necesario solucionar el problema de inseguridad y la infraestructura interna del lugar.

Lo más leído