Temas

La triste historia de Julia "la mujer más fea del mundo"

Una enfermedad hizo que todo el mundo la discrimine y la humille reduciéndola a un objeto con el que se puede obtener dinero

La triste historia de Julia "la mujer más fea del mundo"

La triste historia de Julia "la mujer más fea del mundo"

19 de Abril del 2017 - 13:07 » Textos: Redacción Multimedia » Fotos: Infobae

Julia Pastrana es una mujer mexicana que viajó por todo el mundo pero no para disfrutar sino para ser humillada por personas que compraba un boleto para verla en un circo o en su casa.

Desde muy joven, ella empezó a tener este estilo de vida, la conocieron como la mujer más fea del mundo o la mujer mono por su apariencia física. Y en la actualidad organizaciones del mundo buscan que la mujer, procedente de Sinaloa, la conozcan como una artista que siempre vivió del circo y su talento.

Ricardo Mimiaga confiesa a Infobae que ella bailaba y cantaba en varios idiomas. "Es justo que se le reconozca como una digna representante del género femenino que padeció la discriminación y que no sólo sea recordada como un fenómeno, como la mujer más fea del mundo", sostuvo Ricardo, quien busca realzar la existencia de esta mujer.

Ella medía 1,37 metros y vivió los primero 4 años de su vida en una cueva por que su familia la abandonó, padecía de hipertricosis lanuginosa, una enfermedad que se caracteriza por la aparición de vello largo en todo el cuerpo, además de una malformación en la mandíbula, hecho que llamaba la atención de todos.

Según el historiador, el gobernador de Sinaloa, Pedro Sánchez,  la hizo su trabajadora doméstica, hasta ese momento todos pensaban en exhibirla en un circo pero llega Theodore Lent y se adueña de Pastrana, se la lleva y se casa con ella para que no haya una sospecha de su intención de tenerla como esclava en Estados Unidos.

Ganó mucho dinero e, incluso, vendía boletos para que la gente la vea comer. Por lo que decidió llevarla a Europa en Alemania, Austria, Polonia y Reino Unidos. Es ahí donde tiene contacto con científicos, uno de ellos Charles Darwin, quien afirma que Julia es una mujer de muy finos modales con una densa barba masculina y una frente peluda.

Ella queda embarazada de su supuesto esposo y su hijo nace con la misma enfermedad, pero él muere días después, al igual que su madre por el difícil embarazo que llevó. Fuera de enterrarlos, Lent decide vender sus cuerpos a un científico noruego para que exhiban el cuerpo. Con el paso del tiempo, en 1976, se busca que Julia regrese a México y reciba un cristiana sepultura, para ese entonces el cuerpo de Julia ya no tenía un brazo y su bebé fue devorado por ratones. Es así como llega a su tierra y recibe sepultura.

Te puede interesar: