Temas

Opinión
Augusto Rey

Augusto Rey

Las oficinas del empujoncito

​Gobiernos de países como Inglaterra y Estados Unidos cuentan con oficinas de apoyo cuya principal responsabilidad es pensar formas creativas, utilizando la psicología y la economía del comportamiento humano, para influir positivamente en la conducta de los ciudadanos.

11 de Octubre del 2016 - 06:24 Augusto Rey

Gobiernos de países como Inglaterra y Estados Unidos cuentan con oficinas de apoyo cuya principal responsabilidad es pensar formas creativas, utilizando la psicología y la economía del comportamiento humano, para influir positivamente en la conducta de los ciudadanos.

Estos equipos son conocidos como “Nudge Units”, algo así como las “oficinas del empujoncito”. Buscan medidas que cambien costumbres sin que sea necesario invertir demasiado ni aprobar más normas y prohibiciones.

En Inglaterra, más personas pagaron sus multas luego de recibir mensajes de texto personalizados. Miles pagaron su impuesto vehicular porque en la notificación aparecía una foto de su carro y la frase “No lo pierdas”. Se incrementó el número de donantes de órganos y muchos comenzaron a ahorrar para su vejez porque se cambiaron las preguntas en los formularios utilizados y se modificaron las opciones que el sistema arrojaba por defecto.

En Estados Unidos se redujo los accidentes de tránsito pintando en la pista líneas trasversales blancas que, conforme se estaba más cerca de una curva peligrosa, la distancia entre una línea y otra se reducía, dando la sanción al conductor de estar demasiado rápido.

Son medidas de alto impacto a bajo costo. En tiempos donde el dinero es escaso, el Ejecutivo la tiene difícil en el Legislativo y se reclama un Estado más presente, quizá sea bueno echar mano de estas nuevas formas de gestión pública.