Temas

Opinión
ALAN GARCÍA

ALAN GARCÍA

TRUMP DEL DICHO AL HECHO. Y EL PERÚ

Contra lo “políticamente correcto”, contra el “establishment” de los políticos profesionales y las empresas periodísticas, Trump ha triunfado.

13 de Noviembre del 2016 - 07:38 ALAN GARCÍA

Contra lo “políticamente correcto”, contra el “establishment” de los políticos profesionales y las empresas periodísticas, Trump ha triunfado. Queda claro que, en una sociedad plural e informada, los dueños del poder y de la influencia mediática no son dueños de la verdad. Hasta allí lo positivo.

Pero, por el discurso y los modales de Trump, se ha difundido un gran temor: se encarcelará a Hillary, se construirá un muro en la frontera mexicana, se cerrará el mercado a los productos chinos, europeos y latinoamericanos, etc. Peor, se producirán más conflictos bélicos y hasta nucleares.

Pero eso es como pensar que el sol gira alrededor de la tierra y que esta es cuadrada. Porque la economía y la política ya son circulares, globales y, contra eso, el pintoresco Trump poco o nada podrá hacer. Su triunfo es su camisa de fuerza verbal, porque la tecnología y la revolución de las comunicaciones hacen imposible dar marcha atrás al sentido de la historia.

Estados Unidos es un país de consumidores que hace tiempo entregó grandes sectores de la producción a China y otros países. Es cómodo comprar más barato. ¿Podrá Trump cerrar el mercado a los productos chinos? Si lo hiciera, en dos años, la inflación norteamericana subiría y reduciría la pasajera creación de empleos por el cierre de las fronteras. Trump no puede hacer un viraje de 180 grados, solo puede modular unos grados hacia un lado u otro. Nada histórico, porque, en unos meses, la comunicación, las redes y la web compensarían el flujo de bienes.

¿Construirá un muro? Salvo la cómica y efímera “reactivación” de la industria del cemento, eso no tendría mayor consecuencia, porque hay otras mil formas de entrar a los EE.UU. Pero, además, el salario de los trabajadores norteamericanos elevaría el precio de los productos agrícolas y de los servicios, impulsando la inflación y reduciendo el consumo dentro de los Estados Unidos. Luego, un muro tiene dos lados, y dejarían de producirse automóviles para EE.UU. en México y cada vehículo subiría allí 15%. Así, el empleo creado por el proteccionismo serviría para comprar menos. En dos años habría mayores precios, más desorden social y los demócratas ganarían el Congreso.

Además, los Estados Unidos exportan muchos trillones de dólares y si limitan sus compras, también se reducirán sus ventas al exterior porque sus productos serían más caros y pocos los comprarían. Gran regalo para China.

Algo que podría hacer sin gran costo inmediato es cerrar el ingreso a los inmigrantes árabes o, tal vez, retirar su presencia militar y política del Medio Oriente. Aislacionismo. Pero el lobby judío lo destruiría publicitariamente y, peor aun, el desorden del mundo árabe multiplicaría la invasión de migrantes hacia Europa. Y la crisis europea se agravaría más, limitando sus compras a Norteamérica. Más negocio para China.

Total, entregaría a China la hegemonía en Europa y, además, el gran mercado productivo y de consumo del futuro, que es África, con su inmensa capacidad agrícola y minera no desarrolladas. Total, ni los cubanos de Florida que lo apoyaron verán retroceder las concesiones de Obama a la dictadura de Castro, porque Trump sí ve la isla como un mercado inmobiliario para Norteamérica.

Y como en el Gatopardo, todo cambiará un poco para que nada cambie. Y no por demagogia o engaño, sino por la realidad. Hitler, Stalin y los micro-Sanchezcerros fueron posibles porque hace 80 años el mundo era muy diferente. Sino, véase al griego Psipras, el izquierdista amenazante que iba a romper con Europa, gobernando arrodillado y cumpliendo obedientemente lo que Europa le ordena.

¿Y el Perú? Pocos lo creerán, pero podría ser uno de los beneficiados con los primeros momentos del gobierno Trump. Nuestro país, esencialmente minero, requiere para sus grandes cambios sociales las macroinversiones que solo trae la minería. Mi gobierno dejó en marcha Las Bambas, Toromocho, y las ampliaciones de Cerro Verde y Southern. En total, 13,000 millones de dólares que le dieron a Humala un 1% más de PBI por año. Pero Humala no dejó ningún proyecto. Y si este gobierno prefiere no afrontar problemas y se va sin dejar 3 o 6 nuevos proyectos en marcha, comprometería gravemente el futuro. Pienso que para lograrlo, la incertidumbre en Estados Unidos y el temor mundial abren otra oportunidad que se cerrará en dos años. Debemos aprovecharla ahora. Señor Presidente: olvídese de lo que dijo de Trump e invítelo ya a la cita de APEC. Hágalo por el Perú.