Temas

Opinión
Ronnie Jurado Adriazola

Ronnie Jurado Adriazola

Un tango llamado “Yeni Vilcatoma”

​Si Enrique Santos Discépolo, el famoso autor de “Cambalache”, “Yira Yira”, “Uno”, etc., viviera, con toda seguridad haría un nuevo tango con la vida pública de Yeni Vilcatoma; lástima que “Discepolín” murió en 1951.

20 de Septiembre del 2016 - 06:24 Ronnie Jurado Adriazola

Si Enrique Santos Discépolo, el famoso autor de “Cambalache”, “Yira Yira”, “Uno”, etc., viviera, con toda seguridad haría un nuevo tango con la vida pública de Yeni Vilcatoma; lástima que “Discepolín” murió en 1951.

Había sido fiscal y luego procuradora, y en este cargo grabó a su jefe, que era nada menos que el ministro, cuando le hacía propuestas deshonestas; luego hizo la denuncia y consiguió que la boten, y se convirtió en una “lideresa anticorrupción”.

Todo esto cuando Keiko armaba su lista de candidatos al Congreso, y quería caras nuevas. Entonces faltaba alguien identificado con la lucha anticorrupción, para aligerar la mochila, y surgió la idea de Vilcatoma, que gustosa se puso el kimono para llegar al ansiado Congreso.

Fue una utilización mutua: mientras una adecentaba la lista, la otra conseguía entrar al Parlamento y presidir la Comisión de Fiscalización.

Lo que no sabía Vilcatoma es que en el Congreso las leyes no se sacan por capricho o presión, menos haciendo sesiones en la mañana y en la tarde; porque se requiere tiempo, debate, invitación a expertos, etc., pero ella quería sacar su ley al carpetazo.

Entonces empezaron los desencuentros, que acabaron con su renuncia; ahora pierde la presidencia de la comisión y se queda, como dice el tango “Cuesta abajo”, como un paria que el destino se empeñó en deshacer…