Temas

Cuatro activistas en la mira tras arruinar líneas de Nasca

Se ha solicitado a las embajadas direcciones fiscales de los miembros de Greenpeace

Cuatro activistas en la mira tras arruinar líneas de Nasca

Incursionar en una zona intangible les está pasando factura a involucrados

24 de Diciembre del 2014 - 07:05

La Segunda Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Nasca, a cargo de la fiscal Patricia Begazo Villanueva, recibió las declaraciones de las personas que fueron citadas a fin de establecer las responsabilidades sobre el daño al patrimonio cultural ocurrido sobre las Líneas de Nasca el pasado 7 de diciembre en horas de la madrugada.

PEDIDO. Además, solicitó a la Oficina de Migraciones de Lima información sobre los activistas de la ONG Greenpeace involucrados en el delito contra el Patrimonio Cultural de la Nación en la modalidad de atentado contra los monumentos arqueológicos en agravio del Estado peruano, entre los que están Rodrigo Abd y Mauro Nicolás Fernández, ambos argentinos, Iris Wiedemann de nacionalidad alemana y Herbert Augusto Villarraga Salgado de Colombia.

En tanto, el Ministerio Público pidió a las embajadas de Argentina, Alemania y Colombia en Perú información para el despacho fiscal en Nasca en calidad de muy urgente referente a la identidad correcta, dirección domiciliaria en el país de residencia, documento de identidad o similar de los mencionados ciudadanos que están en proceso de investigación.

DAÑO. Asimismo, requirió información sobre las acciones que asumieron los municipios de Nasca, Vista Alegre y El Ingenio respecto al ingreso no autorizado a la zona intangible donde se ubican las milenarias líneas.

Asimismo, la Fiscalía pidió a las empresas de turismo de la provincia sureña remitir al detalle todas las contrataciones que efectuaron los activistas de la ONG Greenpeace Internacional.

Como se sabe, las Líneas de Nasca están en una zona restringida donde el acceso está prohibido. La figura del Colibrí está a un kilómetro de la carretera Panamericana Sur, que es la más cercana a otras mil líneas entrecruzadas hasta llegar a esa área.