Temas

Opinión
León Trahtemberg

León Trahtemberg

Que seas el tercero

Recuerdo una anécdota con mi padre que me marcó mucho. Un día hacia el fin del año escolar le comenté que estaba disputando el primer lugar de mi clase, esperando quizá a que me alentara para esforzarme por ser el primero, pero para mi sorpresa me dijo “te deseo que seas el tercero”.

16 de Diciembre del 2016 - 06:58 León Trahtemberg

Recuerdo una anécdota con mi padre que me marcó mucho. Un día hacia el fin del año escolar le comenté que estaba disputando el primer lugar de mi clase, esperando quizá a que me alentara para esforzarme por ser el primero, pero para mi sorpresa me dijo “te deseo que seas el tercero”. Sorprendido le pregunté ¿por qué el tercero? Me dijo: el primero siempre está estresado por cualquier tarea, trabajo o actividad calificada que puede poner en peligro su rol. Inclusive muchos compañeros suelen “meter candela” y celebrar cada vez que alguien le gana en alguna prueba. El segundo, igualmente preparado y estresado que el primero, siempre siente que perdió. El tercero, está tan preparado como los dos primeros, pero no se hace problemas con el puesto, no vive el estrés del punto más o menos, y la pasa mucho mejor que los dos primeros. No sé si fue casualidad o no, pero dos de mis hijos salieron terceros del colegio. (El otro fue primero).

Si un alumno tolera el esfuerzo necesario para ser primero, OK. Pero ¿si el costo es demasiado alto? ¿Justifica?

Recientemente le conté esta anécdota a una madre de familia con una hija hiperestresada por el primer puesto escolar. Le pregunté además, más allá de la foto del momento, ¿qué importancia tiene ser primero en el colegio? Con el paso del tiempo ¿alguien recuerda cuál fue el puesto en el colegio de los colegas o personajes exitosos? “Dile de mi parte que se conforme con ser tercera y que disfrute del colegio”. Así lo hizo y la joven se quedó con la anécdota”. Acaba de informarme la madre que su hija terminó el año tercera y está muy feliz.