Chiquitas del domingo 21 de enero del 2018

​Tiempos de paz. La presencia del Papa en el Perú ha traído una especie de tregua política para el presidente Kuczynski. El ambiente político se ha apaciguado y las pugnas entre el Gobierno y la oposición quedaron para otro momento. Seguro que el martes volvemos a la misma rutina

21 de Enero del 2018 - 07:00

Tiempos de paz

La presencia del Papa en el Perú ha traído una especie de tregua política para el presidente Kuczynski. El ambiente político se ha apaciguado y las pugnas entre el Gobierno y la oposición quedaron para otro momento. Seguro que el martes volvemos a la misma rutina.

Inoportuno

La diplomacia de PPK y sobre todo su sentido de la oportunidad cada vez están peor. Hace un tiempo criticó fuerte a Keiko después de un diálogo y el viernes pasado se le ocurrió decirle a una agencia que la Iglesia había sido lenta para enfrentar la pedofilia. Eso es cierto, pero decirlo con el Papa en Lima...

¿Tiene corona?

Las nietas del líder de APP, César Acuña, estuvieron en el aeropuerto de Trujillo para recibir al Papa. Sorprenden tantas concesiones con la familia de quien no ostenta ningún cargo público ni es tampoco autoridad.

La familia real

Durante la misa en Huanchaco, igual Acuña y toda su familia, incluyendo a Richard y Brunella Horna, Kelly, una de las hijas, y otros del clan estuvieron en primera fila muy cerca de Nancy Lange y PPK. Eso de creerse la familia real de Trujillo parece patológico.

Que sirva

Algunos legisladores también viajaron al norte del país para ver al Papa. Entre ellos estuvieron los fujimoristas Luz Salgado, Lourdes Alcorta, Octavio Salazar y Daniel Salaverry. Ojalá que la llegada del Sumo Pontífice los encamine a una postura política más colaboradora.

Saludo especial

Tras enterarse de que la primera dama Nancy Lange

cumplió años ayer, el Papa no dudó en saludarla efusivamente luego de la misa en Huanchaco. O sea, anoche hubo fiesta en Palacio y los esposos Kuczynski-Lange se durmieron tarde.

El anfitrión

El propio Emilio Rodríguez Larraín fue el anfitrión del Papa en el avión que lo llevó a Trujillo. El accionista mayoritario de Latam, empresa peruana que alberga también capitales chilenos,

estuvo atento a todos los requerimientos del Sumo Pontífice, tanto en la ida como en la vuelta.

Por las puras

Parece que el mensaje del Papa no caló en Trujillo. No se entiende entonces por qué después de tanta prédica a favor del cuidado de la naturaleza los asistentes dejaron regados desperdicios, plásticos y todo tipo de basura en la arena. Les entró por un oído y les salió por el otro.

Corte y solución

Un percance poco difundido fue el corte en una mano que sufrió el Papa cuando saludaba a los fieles en la playa Huanchaco. No se compara con el golpe en el papamóvil cuando recorría Colombia, pero igual generó la rápida reacción de sus asistentes. 

Lo más leído