Constanza Gutiérrez: “La literatura tiene que ser una mentira”

Autora presentó su libro La educación básica, publicado en el país, en la tercera edición de la Feria La Independiente
Constanza Gutiérrez: “La literatura tiene que ser una mentira”

Constanza Gutiérrez: “La literatura tiene que ser una mentira”

08 de Mayo del 2019 - 13:48 » Textos: Una entrevista de Bryan Paredes / bparedes@grupoepensa.pe » Fotos: B. Paredes

Constanza Gutiérrez fue una de las invitadas internacionales de la última Feria La Independiente, donde presentó La educación básica (Pesopluma, 2019), un libro que reúne sus cuentos y su novela corta Incompetentes.

La escritora chilena opinó sobre la voz adolescente que se escucha en sus historias, su inicio en la escritura y su idea de literatura: construir un mundo que se diferencie del que vivimos, una mentira, un artificio.

En “Chiquita linda” la protagonista dice: “Decidí que, entre saber y no saber, siempre era mejor no saber”. ¿Este no querer entender es parte de la educación básica de los adolescentes? Cuando eres adolescente, el mundo te hace entender que nada es tu negocio, que esto no te compete. Entonces te das cuenta de que solo tienes que mirarlo. Y también uno sabe que no va a poder cambiar nada.

El desinterés también es otra cualidad de los personajes. En Incompetentes, por ejemplo, se dice: “No comprendían nuestro desinterés, lo insignificante que nos parecía el futuro”... Lo veo como una diferencia de intereses y cómo a uno le interesan otras cosas de las que te están proponiendo. Hay hasta prejuicios con el arte. Como cuando los padres dicen: “No deberías dedicarte a eso”. Hay mucho miedo a que los hijos pasen las mismas penurias que ellos o los abuelos.

¿Cómo fue en tu caso cuando empezaste a escribir? Se me ocurrió sola. En mi casa mis papás leían y mi hermano escribía. Yo creo que por ahí me pareció una buena idea. Y no dejé de hacerlo desde los siete años.

¿Pero nunca te dijeron “Constanza, no se puede vivir de la literatura”? No. Nunca les preocupó eso. Es que cuando ves que alguien está escribiendo desde niña, ¿qué le vas a decir si a los 17 te dice que quiere estudiar Literatura? No le vas a decir nada, supongo. Era lo único que yo sabía hacer.

¿Cómo surgen tus historias? Primero es el detonante. ¿Qué pasaría si en un pueblo llegan unos gitanos y les quitan a los niños el lugar para jugar a la pelota? Y a partir de ahí voy inventando.

¿Llevar la mirada de los adolescente fuera de la ciudad fue a propósito? Crecí en Castro, una ciudad muy pequeña, que está en la isla Chiloé. Viví ahí hasta los 15 y luego me cambié a Temuco. Entonces, las historias que se me ocurrían de adolescentes eran como en esos escenarios, en el imaginario de mi vida. No era parte de un discurso pensado, articulado. Ahora pienso “qué bien que sea así”, pero solo fue intuitivo.

¿Escribes porque te gusta hacerlo o tienes un propósito? Sí, pero contar una buena historia sería el propósito de alguien que escribe. O contar bien una historia. Me nace hacerlo. En los grupos de amigos, hay uno que es bueno para hacer el asado, está el que cuenta historias. Yo soy esa persona y las escribo. Siempre hay alguien así en la tribu.

¿Cómo planteas tus personajes? Lo primero que se me ocurre es la historia. Como unos primos, uno de ellos es gay, y agarran. Sería chistoso eso. Entonces, necesito un hombre gay para la historia y lo invento. Puede ser como yo quiera porque lo inventé.

¿No te preocupa la verosimilitud? No creo que la literatura tenga que ser verosímil ni honesta. Tiene que ser una mentira, un artificio; estás inventando, es tu ingenio para entretener a la gente, para construir y mostrar un mundo. Y lo puedes hacer de una manera en que no tenga que ver con la realidad en que vivimos. ¿Por qué no? Si es un papel, puedes hacer lo que quieras.

Ahora se habla mucho de los libros escritos por mujeres... Soy mujer y escribo, y claro que soy del grupo. Pero esos grupos que inventan los periodistas son para ahorrarse espacios. Es para avanzar rápido. No me molesta que lo hagan, es cosa de ellos. En general lo hacen más con las mujeres. Pero no dicen “la literatura de los hombres”, no he visto ese titular. Yo soy una mujer que escribe, pero no aspiro a estar en una sección de literatura de mujeres: quiero estar con todos.

PERFIL 

Constanza Gutiérrez, narradora chilena

Nació en Castro en 1990. Ganó el Concurso Roberto Bolaño en 2011. Ha publicado Incompe-tentes y Terriers, con el que ganó el Premio Municipal de Santiago 2018.

DATO

En 2018 fue finalista del Premio Iberoameri-cano de Cuento Gabriel García Márquez por su libro Terriers.

Lo más leído