El vóley no solo se juega de pie (FOTOS Y VIDEO)

El vóley sentado lo juegan personas con discapacidad física. Esto se convierte en una falacia, puesto que hay que tener bastante capacidad física para practicarlo y, además de eso, pensar en grande...

12 de Abril del 2018 - 22:06 » Textos: Ricardo Muñoz S. (rmunoz@grupoepensa.pe) » Fotos: Ricardo Muñoz S.

Juan Pedro se sienta y espera. Brazos estirados, codos rígidos y cadera firme y asentada en el piso. Espera el saque del equipo contrario. Uno de sus compañeros logra recepcionar el balón. Él lo pide con insistencia. Ya con el esférico en el aire, apunta, impulsa el brazo y mata. No consigue anotar. No le presta mucha atención a esto. No hay tiempo para lamentos, pues viene un nuevo saque. Juan Pedro se sienta, pero ahora piensa. Y de nuevo: brazos estirados, codos rígidos y cadera firme y asentada en el piso. Esta vez no buscará anotar, sino mejorar. Sabe que, en lugar de pedir mucho la pelota, primero debe afinar su técnica en el mate. Lo hará, pues ambiciona formar parte de la selección peruana de vóley sentado y, como quien sí quiere la cosa, no parará hasta llegar a los Juegos Parapanamericanos Lima 2019.

Este es solo uno de los múltiples objetivos en los que confluyen los jugadores del equipo de vóley sentado de la asociación ‘Perulímpicos’, del que forma parte Juan Pedro. Esta organización, con más de un año de existencia, forma, entrena y hace competir, hace siete meses, a personas con discapacidad física en este deporte.

El vóley sentado de ‘Perulímpicos’ tiene quién los dirija: David Ramírez, entrenador colombiano afincando hace seis años en el Perú, de los cuales, cuatro los dedica a dirigir en este deporte derivado del vóley convencional. Él es el encargado de que los jugadores de la asociación recepcionen, armen, maten y se diviertan. Esta última disposición es el eje del trabajo de Ramírez, quien profesa la “cooperación y no competición”. Y es que insiste en que sus dirigidos jueguen como lo que son: un equipo.

“Tienen que aprender a convivir en la cancha”, dice el ‘profe’ Ramírez.

Cabe precisar que poco o nada se ha reportado sobre este deporte en el Perú, una disciplina en ascenso, con cuatro años de presencia en nuestras tierras. Si bien la sociedad ampara muchas convencionalidades respecto a los discapacitados, ellos, los paradeportistas, no buscan ser retratados con los típicos moldes, sino, en cambio, desean ser visualizados como atletas con mucho apetito competitivo.

No necesariamente este deporte adaptado se gestó en canchas abiertas, coliseos o academias. Su origen se vincula al Centro Especializado de Rehabilitación Profesional (CERP) de EsSalud. Es en estos centros donde se empezó a practicar el vóley sentado a modo de terapia, de la mano del recordado entrenador Miguel Ángel Ramírez.

Gracias a un convenio con la Municipalidad de Miraflores, los voleibolistas de ‘Perulímpicos’ pueden utilizar las instalaciones del complejo deportivo Manuel Bonilla. Disponen del coliseo, el gimnasio y la explanada dos veces por semana. Estos entrenamientos están circunscritos en la academia que tiene la comuna miraflorina de voleibol sentado, a la que puede acceder cualquier persona con discapacidad física.

Si bien el primer objetivo de este grupo es de carácter formativo y recreativo, llegar a la selección nacional no es una meta para nada ajena. Producto de esta ambición, se presenta el querer participar en los Juegos Parapanamericanos Lima 2019, que se realizan después de los tradicionales Panamericanos.

Llegar a esta competición olímpica regional no es un sueño remoto. La Federación Deportiva Nacional de Personas con Discapacidad Física (Fedenadif) está esforzándose para que este cometido adquiera viabilidad. Ya se cuenta con un entrenador y un plan de trabajo para todo el 2018, con miras a formar un seleccionado que pueda competir en los Parapanamericanos.

“Este será un año de mucho vóley sentado”, dice el entrenador de ‘Perulímpicos’, a propósito de los torneos nacionales, regionales e internacionales agendados en el calendario establecido por la Fedenadif.

De acuerdo con el ‘profe’ Ramírez, el vóley adaptado les ha cambiado la perspectiva de vida a sus jugadores. Muchos han sido reorientados. Pensaban que no podían realizar ningún deporte y que estaban inmersos en una burbuja. La adaptación a las exigencias físicas, técnicas y psicológicas ha hecho que sus muchachos “abran la mente y desarrollen valores como la disciplina y la responsabilidad”.

Además, precisa que la mayoría de los deportistas del equipo de ‘Perulímpicos’ nunca ha jugado vóley sentado.

Tal es el caso de Marco, de 25 años, quien es el nuevo del grupo. Antes de sufrir un accidente de tránsito que trajo como consecuencia la amputación de su pierna izquierda, practicaba fútbol y rugby. El vóley le era ajeno hasta entonces, más aún el que se juega sentado. No obstante, este estudiante de ingeniería pesquera de la Universidad Agraria no quiso descartar el deporte en su vida y decidió jugar voleibol sentado, gracias a un amigo que le habló sobre el equipo de la asociación.

Zoila, de 55 años –la mayor del equipo– entrena con los chicos de la asociación desde el año pasado. Antes de unirse al grupo, ya había practicado vóley sentado en el CERP del Callao. En dicho centro de rehabilitación de EsSalud, siguió una terapia para fortalecer sus músculos. Ella sufrió la amputación de su pierna derecha, a causa de un quiste encontrado debajo de la rodilla que, aunque benigno, terminó por complicarle su integridad física. Dice, muy convencida, que ahora es más independiente, más libre. Los problemas antes de su operación quedaron atrás y, ahora, con el deporte, han surgido otros nuevos pero motivadores, como el estar disconforme con su agresividad en el juego. Intentará mejorarlo, expresa, para llegar a la selección peruana.

El equipo de la asociación ‘Perulímpicos’ espera seguir sumando deportistas a sus filas, con el fin de aportar un granito de arena a la ciudadanía. Muy aparte de conseguir títulos o medallas, la consigna principal de este grupo de personas es mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y hacer de la discapacidad física una ventaja, dentro de una sociedad que no la otorga.

Reglas y datos del vóley sentado

- En categoría femenina, la medida de la net es de 1.05 metros.

- En categoría masculina, la medida de la net es de 1.15 metros.

- En el saque, la cadera tiene que estar asentada detrás de la línea. Si te sientas encima, te cobran falta.

- La cadena debe estar afirmada en el piso al momento del contacto con el balón. Se cobra falta si se alza las nalgas cuando hay contacto con el balón.

- A diferencia del vóley convencional, el saque si se puede bloquear.

- Se juegan 3 sets como máximo.

- Hasta el año pasado, en el Perú se jugaba vóley sentado mixto. Los equipos eran de 6 jugadores, con 2 mujeres en cancha como mínimo. Ahora, solo se juega en las categorías femenina y masculina, según los criterios internacionales.