5 señales que te indican que deberías cambiar de empleo

Una de las razones más comunes es la búsqueda de cosas nuevas, que permitan asumir nuevos desafíos
5 señales que te indican que deberías cambiar de empleo

5 señales que te indican que deberías cambiar de empleo

05 de Noviembre del 2017 - 19:00 » Textos: Maria Claudia Medina

Con cierta frecuencia, llega un momento en el cual todo profesional se pregunta si no estaría mejor en otro empleo. Si te encuentras dentro de este grupo que considera cambiar de trabajo para asumir nuevos retos profesionales o cambiar a un nuevo entorno laboral, es recomendable hacer un pequeño análisis antes. 

“Si te identificas con alguno o varios de estos escenarios, ve pensando un cambio de horizonte, para lo cual te recomiendo pensar en qué es lo que quieres, qué es lo que puedes ofrecer y cómo está el mercado al que deseas llegar”, indicó Alejandra Osorio, gerente de Adecco Training and Consulting. Según la especialista, es posible identificar al menos cinco situaciones en las que debes considerar cambiar de trabajo como una opción:

1. Cuando llegaste a tu techo. Si sientes que la organización ya no puede ofrecerte retos nuevos y no estás creciendo profesionalmente, es probable que sea el momento de considerar un cambio. Es importante recalcar que crecer profesionalmente no solo significa un ascenso, aprender cosas nuevas y asumir nuevos desafíos en una misma posición también implica crecimiento.

2. Te sientes “quemado”. Si aquello que antes te apasionaba ya no te motiva, o si se vuelve una tortura permanecer en la oficina y tu salud se ve afectada por tu trabajo, definitivamente es el momento de buscar un nuevo empleo.

3. No se valora tu trabajo. Si a pesar de todos tus esfuerzos no consigues una palmada en la espalda por la labor bien cumplida, es probable que tu trabajo no sea lo que necesita la organización o que la empresa no posee una cultura de reconocimiento. Si se trata de este último escenario, es una señal para cambiar de trabajo.

4. Mentalmente ya no estás ahí. Si no te sientes a gusto en la empresa donde trabajas debes actuar rápidamente y buscar nuevas alternativas. Debemos afrontar el miedo al cambio y no perder tiempo en un empleo que no te aporta valor y al cual tú tampoco le aportas.

5. La propuesta de valor no es lo que esperas. Si la oferta integral de la empresa no cubre tus expectativas y necesidades, y estas seguro de que no pueden mejorarla, empieza entonces a buscar nuevas alternativas. No es algo que se limite al salario. Ojo, muchas veces se cambia de empleo por una mejora en la remuneración monetaria, sin embargo, al aterrizar en el resto de elementos, termina siendo mucho menos que lo que recibíamos.