FMI sube su proyección para la economía peruana de 3.8% a 4% en 2018

Casi todos los países de la región se recuperarán este año, a pesar de las elecciones programadas en distintos países
FMI sube su proyección para la economía peruana de 3.8% a 4% en 2018

FMI sube su proyección para la economía peruana de 3.8% a 4% en 2018

25 de Enero del 2018 - 18:18 » Textos: María Claudia Medina

Desde su último reporte para Sudamérica, el Fondo Monetario Internacional (FMI) revisó sus proyecciones económicas para el Perú y todos los países de la región. Para América Latina, el organismo multilateral anticipa una recuperación a medida que las recesiones de algunos países (Brasil, Argentina y Ecuador) lleguen a su fin. 

"Estimamos que el crecimiento regional fue de 1,3 por ciento en 2017 (frente al 1,2 por ciento proyectado en octubre), y proyectamos que la actividad se acelerará a 1,9 por ciento en 2018 y 2,6 por ciento en 2019", se lee en el resumen ejecutivo del estudio.

La recuperación es generalizada en toda la región a excepción de Venezuela, donde la crisis se acentuará, disminuyendo 15% en 2018, lo que se acumula a una contracción de casi 50% desde el 2013. Se proyecta que la inflación supere 2.400% en 2017 y que ronde 13.000% en 2018.

La situación del Perú

En el caso peruano, el FMI aumentó su proyección de 3.8% a 4% para este año, debido a una recuperación en el segundo semestre de 2017 y una expansión generalizada de la demanda interna en el 2018, que impulse el crecimiento a alrededor de 4%. 

"Las exportaciones siguen siendo vigorosas, pero su contribución sería menor que en los dos últimos años, teniendo en cuenta que los nuevos proyectos mineros prácticamente alcanzaron su capacidad de producción en 2017", aseguran. En el último año, los envíos peruanos superaron a las importaciones en $ 6 mil millones y la producción minera solamente de cobre llega a 2 millones 220 mil Toneladas Métricas (TMF) hasta el mes de noviembre. 

En el ámbito de las políticas, el FMI resalta que las autoridades continuaron centrándose en la implementación de una política fiscal y monetaria anticíclica y en las reformas estructurales. "El impulso fiscal previsto para 2018 será crítico para la reactivación del crecimiento", indican.