La informalidad y el autoempleo redujeron ingresos de peruanos en el 2017

Para el próximo año se espera una recuperación leve. Director regional de la OIT consideró importante mejorar el clima de inversión y reducir la incertidumbre
La informalidad y el autoempleo redujeron ingresos de peruanos en el 2017

La informalidad y el autoempleo redujeron ingresos de peruanos en el 2017

19 de Diciembre del 2017 - 09:50 » Textos: María Claudia Medina

Mientras que la desocupación en América Latina registró en el 2017 su tercer año de incremento consecutivo (8.4%), en el Perú no hubo variación alguna con respecto al 2016 (4.5%).

De acuerdo a Julio Gamero, especialista en Empleo e Instituciones del Mercado de Trabajo de la Organización Internacional de Trabajo (OIT), esto se debe a que en el primer trimestre del año, el Perú tuvo un desempleo más fuerte (alrededor del 5%), pero en los siguientes trimestres la tasa se redujo hasta quedar en 4%.

“Cuando se transita una desaceleración del sector formal, aumenta la informalidad. Lo que se ha identificado en el mercado laboral peruano es una disminución del empleo asalariado y un aumento del empleo propio”, indicó durante la presentación del Panorama Laboral 2017 para América Latina y el Caribe.

Esta transición hizo que el desempleo no se incremente, pero los ingresos se reduzcan. Al tercer trimestre del año, la OIT señaló que solo en Perú y México se contrajeron los salarios reales, que son distintos al sueldo mínimo.

Esta variación en el país representa una caída menor a 2%, relacionada con la menor creación de empleos formales.

INCERTIDUMBRE

Por su parte, José Manuel Salazar-Xirinachs, director regional de la OIT, adelantó que para el próximo año se espera un mejor crecimiento económico a nivel regional, lo que generará que la tasa de desempleo baje por primera vez después de tres años a 8.1%. No obstante, consideró que las tasas de 2% no serán suficientes y se necesita impulsar la inversión.

“La generación de empleos de calidad es algo liderado por la inversión, sobre todo la privada, pero también la pública”, indicó.

“En todos los países se debe reducir las incertidumbres, ya sea que se encuentren en la economía local o mundial, por la razón que fuera (política o económica). Si hay algo que mata el crecimiento, son los altos niveles de incertidumbre”, advirtió.

JÓVENES

En América Latina, la desocupación en jóvenes llegó a casi 20%, la cifra más alta en los últimos diez años.