Préstamos a microempresas crecen 11% con menos pérdida de cartera

Los préstamos que se derivan al sector de cobranzas por impago en este segmento representan solo 1,48% de toda la cartera
Préstamos a microempresas crecen 11% con menos pérdida de cartera

Préstamos a microempresas crecen 11% con menos pérdida de cartera

18 de Noviembre del 2017 - 19:21 » Textos: Maria Claudia Medina

Los créditos a pequeñas empresas, microempresas y créditos de consumo continúan creciendo, incluso más que en el segmento de la mediana empresa. De acuerdo a un estudio para conocer cuáles son los nuevos sectores económicos con menor riesgo de morosidad, el Grupo Kobsa determinó que las microempresas se encuentran en una saludable expansión.

Según Ana Vera Talledo, CEO del Grupo Kobsa, las microempresas registran un 94.4% de clientes en situación normal mientras que, tan solo, un 1.48% corresponde a clientes en situación de pérdida. Algo similar ocurre con los créditos de consumo, que tienen un 88% de clientes en situación normal mientras que un 2.94% corresponde a clientes en situación de pérdida.

“En el caso de deudores de pequeñas empresas, estos registran un 85% de clientes en situación normal mientras que un 6.85% corresponde a clientes en situación de pérdida. Estos son datos que deben tener en cuenta las entidades financieras”, comentó Vera.

La especialista consideró importante tener en cuenta la frecuencia de estos sectores al solicitar préstamos para poder solventarse. A agosto de este año, los créditos a la pequeña empresa reportaron un crecimiento del 2% con respecto al mismo período del año pasado. Y en el caso de la microempresa y créditos de consumo, estos presentaron un aumento del 11% y 4% a diferencia de años anteriores, respectivamente.

Cabe indicar que con estos préstamos, las mypes obtienen una mejor oportunidad de manejar su negocio. Dichos créditos a la larga generan el historial crediticio y el comportamiento financiero. En la actualidad, para solicitar un préstamo es necesario contar con un historial intachable que garantice a la entidad bancaria que el deudor no va a caer en 'default'.