Arequipa: Nacen las primeras terneras por inseminación artificial en Castilla

En el anexo Cotanay del distrito de Machahuay (Castilla), los ganaderos lecheros están cambiando su forma de pensar respecto de la ventaja de la tecnología.

03 de Enero del 2016 - 15:53 » Textos: Nery Alemán » Fotos: Nery Alemán

Hace doce meses, los ganaderos del distrito de Machahuay, en la provincia de Castilla, empezaron de la mano de la organización no gubernamental Ceder, el proceso de cambio de la producción lechera y luego de tres décadas en el rubro, ingresaron a la etapa de inseminación artificial sexada.

Esto no es otra cosa que preñar a las hembras con semen seleccionado y eligiendo el sexo de las crías para garantizar rendimiento productivo superior a 25 litros diarios de leche, algo impensado para esta comunidad, aún cuando el proceso es bastante antiguo en el mundo.

Uno de los ganaderos con mayor interés desde el inicio sigue siendo Wilfredo Castro Pachao, quien heredó de su padre un pedazo de chacra ubicada en el anexo de Cotanay, y hoy este predio ha sido convertido en centro reproductor de ganado lechero.

NACIMIENTO. Hace unos meses tuvo la alegría de presenciar el nacimiento de las primeras terneras producto de la inseminación artificial y hoy puede ver en su criadero cómo se pasen por los alfalfares un grupo de animales con una casi perfecta conformación corporal.

Lomos rectos, ancas simétricas y patas firmes, son parte de las nuevas condiciones físicas de su ganado que en un futuro no muy lejano, le garantizarán un alto rendimiento diario de leche fresca para la elaboración de quesos selectos así como para abastecer la industria láctea.

Junto a su decisión de confiar en el veterinario para preñar a las vacas, Wilfredo también creyó en las asesoría de los técnicos para la siembra y hoy combina la producción de alfalfa con avena forrajera mejorada. Además están los aditamentos y suplementos alimentarios suficientes para evitar los malestares estomacales de las reses, así como los controles periódicos a cargo de los veterinarios.

¿Todo esto no le resulta caro?, le pregunto. “No, la inversión se recupera rápido, porque el rendimiento lechero es el doble y en otros casos el triple de lo que tenía antes, pero la condición es trabajar mucho, al menor descuido todo se puede venir abajo, un ganadero debe estar pendiente de todas las necesidades en el criadero”, dice con firmeza.

El alcalde del distrito, Flavio Taco Silva, le dijo a Correo que no tienen una estadística real de la producción lechera, pero se mostró satisfecho por los primeros resultados de la presencia de Ceder a quienes reconoció esta transformación paulatina. “Vamos pedir asesoría de la Gerencia de Agricultura, necesitamos saber cuánto es la producción para ir evaluando cómo estamos avanzando”, anunció la autoridad.

Lo más leído