Bordados del valle del Colca que nacen del ingenio y la identidad (VIDEO)

La técnica que dominan en la provincia de Caylloma fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación

28 de Agosto del 2018 - 21:39 » Textos: Nelly Hancco » Fotos: Nelly Hancco

En lugar de lucir un vestido de encaje con escote o de terciopelo durante una ceremonia de bautizo, matrimonio u otro compromiso, los habitantes de los pueblos del Valle del Colca, lucen sus trajes de gala, que representan identidad, amor y orgullo.

Las damas visten la pollera larga que a duras penas deja ver la punta de los zapatos, pero este faldón tiene un acabado especial que atrae las miradas, debido a los atractivos bordados y adornos que lleva.

En la parte superior lucen una blusa de gasa u otro material, pero con el infaltable bordado y sobre ella llevan una chaqueta a la que llaman corpiño, pero esta pieza ayuda a resaltar la silueta femenina perfecta.

Los varones no se quedan atrás, usan la camisa y la chaqueta con acabados de bordado en los cuellos, los bolsillos y mangas.

Precisamente esta práctica del bordado, recientemente fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación. ¿Pero en qué consiste este arte? Confeccionar estas prendas de vestir, no es cosa sencilla, la técnica del bordado consiste en dibujar los diseños de la flora y fauna de las culturas Collagua y Cabana con la máquina de coser, sin que antes se haya trazado la figura.

El presidente de la Asociación de Artesanos de la Provincia de Caylloma, Wilfredo Taipe resalta que las personas se equivocan al creer que el diseño podría ser computarizado. “El dibujo está en nuestra mente”, resalta.

Modesta Condori Arquipa de 51 años, es una experta elaborando las prendas del Wititi, pues aprendió a coser en línea recta a los 7 años, gracias a la práctica y enseñanza de sus padres. Formó su familia con otro amante de la técnica del bordado, Fermín Huaypuna, y ahora se apoyan mutuamente para abastecer el puesto que tienen en el mercado de la ciudad de Chivay.

TÉCNICA

Modesta coge la máquina y empieza a bordar el traje con corazones, con flores de manzanilla y cantuta, agrega las figuras de aves como perdiz, gorrión. Por ahí nace una trucha y otros productos representativos de la zona, de acuerdo al pedido del cliente.

Para que el traje quede elegante, se complementa con telas industriales, grecas doradas y plateadas, así como adornos de diferentes colores.

El traje de la cultura Collagua es más colorido, aunque predomina una tonalidad sobre las demás. Para las mujeres puede ser el rojo, verde, celeste, mientras que para los varones puede ser el azul oscuro o verde oscuro. El sombrero es a base de macora, pero lleva los respectivos adornos.

Mientras que la vestimenta de los Cabanas se diferencia por resaltar más el color blanco y el sombrero es de paño, pero lleva el mismo bordado de la falda y la chaqueta. Abel Pacsi, es uno de los expertos en sombreros y su trabajo puede tomar ocho horas. Elaborar un juego de prensas puede demandar 12 días y su costo supera los mil 500 soles.

Taipe Huachani, recuerda que los cayllominos de antaño adornaban sus ropas pero no en telas industriales, sino en bayeta (a base de fibra de alpaca o lana de oveja). Además los bordados no eran en coloridos hilos ni a máquina, sino con lana y a mano.

Melina Condori muestra sus faldas antiguas y asegura que las pastoras usan estos trajes porque son más duraderos y abrigadores. El hilo puede deshilacharse por el contacto con la paja o las rocas, pero la lana es más resistente.

Artesanos de corazón

Lino Velazco plasma su bordado en todos los productos utilitarios que fabrica, desde monederos hasta maletines y carteras, mientras que Melina Condori, Rosario Achahui y Gregoria Cusihuamán, son especialistas en tejer con fibra de alpaca y obtener colores naturales, porque tiñen el producto con plantas que provee la naturaleza. Todos están felices con la declaratoria de patrimonio.

Lo más leído