Mira la magia del arequipeño Málaga Grenet, el mejor caricaturista del mundo

Comenzó a dibujar a los 17 años y pronto comenzó a ser codiciado en publicaciones políticas.

08 de Agosto del 2015 - 14:25 » Textos: Mónica Cáceres » Fotos: Mónica Cáceres

La magia de los trazos de Julio Málaga Grenet envuelve a la ciudad en este aniversario y lo hace cobrando vida en la galería de arte del Centro Cultural Peruano Norteamericano. La muestra se inaugura el 12 de agosto con un compendio gráfico de 60 caricaturas de quien fue sin duda uno de los más grandes ilustradores peruano.

La maestría de su arte quedó plasmada en una colección de dibujos recopilada entre 1945 y 1958 cuando trabajaba para el diario “La Crónica” de Lima y tenía un espacio diario llamado “El lápiz de Málaga Grenet”.

“Málaga captaba los rasgos de diversos personajes vinculados al ambiente político, social y cultural, básicamente embajadores y visitantes ilustres a nuestra capital. Con gran maestría lograba captar el gesto y la actitud de sus personajes con diestras pinceladas sobre la cartulina. Son caricaturas minimalistas que resumen el largo bagaje conseguido a través de los años y la experiencia acumulada luego de haber paseado su arte por el mundo”, sostiene Omar Zeballos, otro gran caricaturista peruano y ahora encargado de la presentación de la muestra de Málaga Grenet.

El artista nació en Arequipa el 23 de febrero de 1885 y murió en Lima el 31 de enero de 1963 . Su obra en el Perú es escasa y casi no existen originales, pese a que comenzó a dibujar para revistas a los 17 años . A los 22 ya tenía renombre y su prestigio lo llevó a ilustrar espacios en Chile y Argentina, donde es considerado uno de los grandes maestros de la caricatura Latinoamericana, además de Estados Unidos, Francia, Madrid y Portugal.

TRADICIÓN. El inicio de la caricatura en el país se remonta al siglo XIX cuando aparecieron los primeros grabados y litrografías, como las de Mateo Cabello, según escritos del historiador Raúl Porras Barrenechea, quien apunta que la primera caricatura política en el periodo republicano se publicó en 1826 y hacía sátira a la toma del Real Felipe por los realistas.

En Arequipa, la variedad de publicaciones surgidas también en el siglo XIX, dieron espacio a los caricaturistas que satirizaban momentos políticos determinados y sin duda, Julio Málaga Grenet fue su exponente más destacado.

Su biografía señala que desde niño mostró su gran facilidad para el dibujo, pero es cuando estudiaba en Lima, en el colegio Guadalupe, cuando descubre su talento para el dibujo.

“La impresionante carrera de Julio Málaga Grenet se ve reflejada en su paso por las innumerables revistas y publicaciones que solicitaban su pluma para ilustrar portadas y secciones satíricas; con 22 años de edad era ya el caricaturista de moda y el mejor pagado de su época. A esto hay que sumarle, que Málaga era además un artista culto y de una lengua afilada muy temida por los políticos de entonces”, escribió Omar Zevallos en la presentación de la muestra.

La trascendencia de su obra mereció críticas dentro y fuera del país, al reconocerlo como el primer dibujante del mundo ibérico, reuniendo en sus dibujos la maestría de un artista que, como diría el periodista y escritor peruano, Hernán Velarde, fue ”iconoclasta , agresivo y feroz, virtuoso del inconformismo, malo de pura bondad y bueno de pura maldad…".../Difusión

Lo más leído