La ruta de las picanterías: La Chaska y sus platos de hace 50 años

Pareja de esposos se apoya mutuamente para sacar adelante su picantería, que se encuentra en el pueblo de la Tomilla, en Cayma
La ruta de las picanterías: La Chaska y sus platos de hace 50 años

La ruta de las picanterías: La Chaska y sus platos de hace 50 años

14 de Agosto del 2019 - 12:20 » Textos: Paúl Flores » Fotos: Eduardo Barreda

La Chaska es una de las picanterías más tradicionales de Arequipa. Funciona desde hace 20 años en el pueblo tradicional de la Tomilla, en Cayma, en la calle Vicente Ángulo 620.

La dueña de este local, Dayla Aguilar, emprendió este negocio picantero gracias al apoyo de su esposo, Víctor Campana. Ambos recuerdan con mucha alegría las comidas que preparaba la abuela de Dayla, Eufemia Meza, de quien aprendió la preparación de diferentes platos típicos de los años 50 que aún se cocinan en su picantería.

Tener como mentora a su abuela los motivó a incursionar en esta actividad, teniendo el reconocimiento de la Sociedad Picantera de Arequipa, donde comparten diferentes trucos para mantener la sazón tradicional en los platos arequipeños.

¿De quién aprendió usted a preparar los diferentes platos típicos de Arequipa? Cuando enamorábamos con mi esposo, nosotros veníamos a visitar a los abuelos y la señora siempre cocinaba, se hacía unos platos de camarón, locro de pecho, varias chombas de chicha, de ahí aprendimos varias cosas que ahora las aplicamos en la picantería.

¿Su fuerte también es el adobo? Nosotros siempre preguntamos a las tías abuelas para que nos den sus secretos del adobo y así hemos venido recopilando este plato. Luego en la plaza de Cayma abrimos un local que nos permitió participar en concursos donde ganamos dos años seguidos.

¿Qué plato es el más solicitado por los clientes? Los picantes son los que más les gustan a la gente, estofado con res, su pastel de papa y su pastel con rocoto relleno, el ají de lacayote también es otro plato preferido.

¿Ganaron concursos con el ají de lacayote? Tenemos una anécdota muy bonita, la primera vez que participamos en el concurso de lacayote que hizo la municipalidad de Cayma, nos preguntábamos cómo hacemos para ganar y recordamos las recetas de la abuela. En el concurso la jurado nos preguntó lo que nos enseño la abuela y terminamos ganando el concurso.

¿Valorizan mucho la enseñanza de la abuela? En la cocina, cuando entrabas con las abuelas, existía mucho cariño, porque te sentabas y comías de todo, además podías contar anécdotas y todo era así, y siempre quedan los recuerdos que ahora sacamos en nuestro local con los diferentes platos que ofrecemos.

¿Ustedes respetan la tradición de los caldos en Arequipa? Sí, nosotros cada día hacemos un caldo diferente, según la tradición antigua, la gente viene y se van felices, porque la comida que nosotros brindamos es la que aprendimos de los abuelos y estamos hablando de la tradición arequipeña.

Como pareja, ¿se aconsejan para poder sacar adelante la picantería? Sí, pero también nosotros nos basamos en otras cosas, investigamos, tenemos los libros del investigador José Ruiz Rosas, donde vemos cómo se hacen los platos. Además asistimos a reuniones de la Sociedad Picantera donde las señoras también nos brindan sus secretos y nosotros también.

¿Qué significa La Chaska? La Chaska es la estrella que más brilla en el cielo, el nombre fue puesto por mi esposo. La gente de la zona nos tiene mucho aprecio, porque siempre participamos en concursos y sacamos cara por el barrio. Nosotros no somos caymeños, somos tomilleros.

¿Qué se viene más adelante para La Chaska? Lo primero que queremos es mejorar nuestro local, no pensamos abrir otro, queremos quedarnos acá. Vamos a ampliarlo un poco, tener más comodidades. Queremos hacerlo acogedor, nosotros atendemos en nuestra casa y donde la gente puede comer rico. Está un poco escondido, pero igual vienen. No somos un restaurante, somos una picantería, y la gente puede conocer la tradición arequipeña.

Perfil. Dayla Aguilar Paz, propietaria de la Chaska

“La gente tiene que aprender a diferenciar entre un restaurante y una picantería. Nosotros buscamos mantener la tradición de la comida arequipeña”

Lo más leído