Pena de muerte: Fue el último fusilado en Arequipa, pero su tumba es la más visitada

Seguidores acudieron a la Apacheta para pedirle un milagro al popular santo
Pena de muerte: Fue el último fusilado en Arequipa, pero su tumba es la más visitada

Pena de muerte: Fue el último fusilado en Arequipa, pero su tumba es la más visitada

02 de Noviembre del 2017 - 07:33 » Textos: Brenda Flores Castro

Con ramos de flores, cartas y hasta billetes, centenares de personas acudieron ayer al cementerio Apacheta a visitar el nicho de Víctor Apaza Quispe, quien fue el último fusilado de Arequipa y penúltimo en el Perú, antes de la abolición de la pena de muerte. En el Congreso de la República ha puesto en debate aplicar nuevamente este castigo a violadores de menores de edad. Sin embargo, algunas personas cuestionan que con esta decisión se corra el riesgo de sancionar a inocentes.

HISTORIA. Víctor Apaza es recordado por ser sentenciado, en 1971, como responsable del asesinato de su conviviente Agustina Belisario en el distrito de La Joya, por lo cual fue fusilado en el interior del expenal de Siglo XX. Sus restos descansan en un nicho ubicado en el pabellón San Hilarión del cementerio Apacheta.

46 años después de su muerte, aún se cuestiona si fue el autor del delito que le imputaron o si fue condenado injustamente. Lo cierto es que hoy es considerado un santo popular en Arequipa, porque muchas de las personas aseguran que les concedió un milagro. 

Correo conversó con algunos creyentes de Apaza respecto a retomar la aplicación de pena de muerte en nuestro país. 

“Así como Víctor que aún se le cuestiona si fue culpable, muchas personas están en la cárcel sin haber hecho nada, creo que las autoridades tienen que manejar con cuidado este tema”, dijo Antonieta Quispe, quien hace más de tres años visita al santo.

Matías Maero y Paulina Ilachoque, quienes llegaron juntos a rezar frente al nicho, consideraron que sí se debe aplicar la pena máxima a los violadores y asesinos confesos.

“Los jueces deben estar seguros que se cometió el delito sino, no, tienen que investigar”, manifestó Ilachoque.

Javier Vestino cree no se debe aplicar la pena de muerte. “Este es el mejor ejemplo (Víctor Apaza). Si el hace milagros, quiere decir que nunca fue culpable”, dijo.