Áncash: Cientos de pobladores continúan aislados

Llevar apoyo a comunidades aisladas de Chimbote y Macate se complica debido a que los caminos se encuentran dañados y solo se puede acceder por oroyas. En tanto, Cámara de Comercio estima pérdidas en hasta S/ 600 millones

04 de Abril del 2017 - 10:32 » Textos: Miguel Ríos » Fotos: Correo

Las fuertes lluvias y los devastadores huaicos registrados en las últimas semanas como consecuencia del denominado “Niño costero” han dañado muchos caminos y destruido varios puentes dejando aisladas a cientos de personas, muchos de los cuales hasta la fecha siguen enfrentando esta difícil situación, siendo la escasez de alimentos, agua y medicinas su mayor problema. Este hecho ha obligado a las autoridades a llevar el apoyo vía aérea y mediante el uso de oroyas. Sin embargo, todavía no hay una fecha estimada de cuándo se daría una solución a este problema, que afecta en su mayoría a los pobladores de las zonas más alejadas de la provincia del Santa.

PANORAMA. El secretario técnico de Defensa Civil de la Municipalidad Provincial del Santa (MPS), Guillermo Abrill León, informó que hasta el momento existe un aproximado de mil familias que se encuentran aisladas en las localidades de Lupahuari, Lacramarca Alta, Santa Rosa de Paquirca, Santa Ana y Huascol, que pertenecen a los distritos de Chimbote y Macate.

El funcionario explicó que en los últimos días han tenido complicaciones para llevar apoyo a estas comunidades debido a que muchos caminos, literalmente, han desaparecido a causa de los huaicos.

“Las carreteras han quedado borradas del mapa”, sostuvo.

A esto se suma, precisó, el hecho de que no exista pase a través de los ríos, lo cual a conllevado al uso de oroyas para hacer llegar los alimentos y otro tipo de ayuda a la población afectada.

Este mismo mecanismo es usado por las personas de la zona para poder cruzar el río Lacramarca, cuyo caudal continúa siendo fuerte.

“Justamente hemos apoyado con la construcción de la oroya. En la parte de Salitre se están trasladando las personas que siguen aisladas en Lupahuari, Santa Rosa de Paquirca, Santa Ana, entre otros; toda esa zona sigue aislada”, precisó.

Otro problema se presenta en el centro poblado Tambo Real, donde la población debe arriesgar sus vidas cruzando por el río para llegar la distrito de Santa debido a que el puente Bailey en su sector ha quedado inutilizable.

Al respecto, el responsable de Defensa Civil de la comuna provincial señaló que ya se ha enviado la solicitud a Provías Nacional, quien financió la obra, para que realice los trabajos correspondientes en la brevedad.

“Van a hacer un puente nuevo, con una longitud de 50 metros aproximadamente; esta semana deben empezar los trabajos en la zona”, señaló Guillermo Abrill.

MÁS AFECTADOS. También existe gran cantidad de personas que siguen aisladas en los distritos de Cáceres del Perú (Jimbe) y Moro.

En anteriores declaraciones a Correo, el alcalde de la primera localidad, Jaime Carrión, informó que los pobladores de unos 30 caseríos se encuentran aislado debido a que las lluvias y los huaicos han dañado los caminos.

En el distrito de Moro ocurre algo similar. En esta zona hay unos 15 caseríos que se encuentran incomunicados. Precisamente, el domingo último, los pobladores de sectores como Vinchamarca y Huambacho han venido realizando labores de limpieza en la carretera para restablecer el acceso a sus pueblos. Ellos buscan que los vehículos puedan llegar, al menos, hasta la zona donde se ha instalado una oroya, la cual vienen utilizando para llegar a sus casas.

A través del Centro de Operaciones de Emergencia Regional (Coer) se ha venido gestionando la entrega, vía aérea, de ayuda a estas comunidades aisladas, así como la evacuación de personas enfermas o gestantes en riesgo.

Lamentablemente, por factores climatológicos, en algunas ocasiones el helicóptero con apoyo no puede llegar a las zonas de emergencia, como ocurrió el último fin de semana en que la aeronave no pudo aterrizar en el caserío de Pamparomás debido a los fuertes vientos. Ante esta situación, la entrega de los víveres se debió realizar en el caserío de Huaracpampa.

pérdidas. De otro lado, el presidente de la Cámara de Comercio y Desarrollo del Santa, Rodolfo León Menéndez, señaló que la lluvia torrencial registrada el 14 de marzo último causó daños por más de 600 millones de soles, lo cual ha sido duro golpe para la economía del sector empresarial.

“Ha sido un golpe muy fuerte, estamos hablando de miles de millones tanto en infraestructura como obras perjudicadas. La pesca, agricultura, comercio, todo sufrió la afectación incluso las consecuencias posteriores, es decir vías interrumpidas, viviendas destruidas y colapsadas, gente que dejó de trabajar”, declaró a Chimbote en Línea.

Agregó que este desastre debe servir como una lección para las autoridades, a fin de que se ponga verdadero interés en las labores de prevención. 

Lo más leído