Áncash: Ola de robos continúa en Chimbote y el distrito sureño

El último hecho delictivo se registra en tienda de lubricantes de la avenida Pardo, de donde se llevaron productos valorizados en S/ 12,000. Policía asegura que investiga casos y viene reforzando el trabajo de prevención y disuasión
Áncash: Ola de robos continúa en Chimbote y el distrito sureño

Áncash: Ola de robos continúa en Chimbote y el distrito sureño

06 de Junio del 2017 - 10:13 » Textos: Miguel Ríos » Fotos: Correo

En las últimas semanas la sensación de inseguridad se ha agudizado debido a los robos y asaltos perpetrados, especialmente, en los distritos de Chimbote y Nuevo Chimbote. El último atraco se perpetró en una tienda de lubricantes, de donde se sustrajeron autopartes valorizadas en S/ 12,000. No obstante, uno de los hechos que más ha llamado la atención es el asalto que se registró en un edificio ubicado a tan solo dos cuadras de la División Policial (Divpol) de Chimbote, en el que -según los denunciantes- se llevaron más de medio millón de soles.

ROBOS A NEGOCIOS Y VIVIENDAS. El último hecho delictivo se registró en el local de Lubricantes y Servicios Generales Kike, ubicado en la avenida José Pardo N° 1616, en el pueblo joven Miramar Bajo, en Chimbote.

Según la denuncia policial, en horas de la madrugada un grupo de delincuentes sustrajo autopartes de este negocio valorizados en aproximadamente S/ 12,000.

Al respecto, el personal de la comisaría La Libertad informó que tres personas fueron intervenidas por presuntamente estar involucradas en este ilícito.

Los sospechosos fueron identificados como Lorgio Bermúdez Marchena (34), Carlos Amaya Rivera (36) y Eduar Rodríguez Cruz (20), quienes son investigados por el delito de hurto agravado.

La madrugada del domingo último, como es público, maleantes también ingresaron a un local de la cadena de farmacias Inkafarma, en Nuevo Chimbote, y se llevaron productos valorizados en S/ 30,000.

Desde una vivienda colindante, los hampones realizaron forados para ingresar a la farmacia ubicada en la urbanización San Ráfael, frente al hospital regional Eleazar Guzmán Barrón.

Una vez dentro, los delincuentes se apoderaron de costosos productos como leche en fórmula, medicinas, entre otros, para luego darse a la fuga sin ser vistos por nadie.

La delincuencia también ha hecho de las suyas en varias viviendas del distrito sureño. El jueves último, en plena celebración por el 23 aniversario de Nuevo Chimbote, maleantes ingresaron a la casa de una pareja de ancianos, ubicada en la urbanización Bruce, y sin mayores contratiempos se apoderaron de balones de gas, ropa, entre otros, por un valor de aproximadamente mil soles.

En tanto, el 29 de mayo, a plena luz del día, maleantes ingresaron a la casa de Roberto Pineda Sánchez en la urbanización Casuarinas y se llevaron electrodomésticos y diversos objetos valorizados en más de 10 mil soles.

A MANO ARMADA. Los asaltos a mano armada también se han registrado en nuestra localidad en las últimas semanas. Algunas víctimas incluso han resultado heridas por enfrentarse a los delincuentes a fin de evitar que se apoderen del dinero que tanto esfuerzo le ha costado conseguir.

El viernes último, seis hampones asaltaron a un pescador luego de que retirara una fuerte suma de dinero de una entidad bancaria del centro de Chimbote.

Se trata de Aurelio León Cabanillas, quien fue interceptado por los delincuentes cuando se encontraba cerca a su vivienda del pueblo joven Miramar Bajo. La esposa del hombre de mar, Luz Crisóstomo Urquizo, intentó resistirse al asalto y fue golpeada en la cabeza con la cacha de una pistola. Finalmente, los delincuentes lograron apoderarse de S/ 15,000.

Dos días antes se perpetró otro asalto en el casco urbano, a tan solo dos cuadras de la Divpol Chimbote.

Delincuentes armados y encapuchados ingresaron al edificio ubicado en el jirón Villavicencio N° 219 y, en la oficina 82, se apoderaron del dinero de las aportaciones de tres empresas pesqueras y una minera.

Según la denuncia de los trabajadores, los hampones lograron apoderarse de S/ 525,275 en cuestión de minutos.

En tanto, en Nuevo Chimbote, la mañana del 22 de mayo último, tres delincuentes asaltaron al administrador de un grifo y le arrebataron S/ 4,000.

La víctima Omar Astudillo Flores acababa de llegar a su vivienda de la segunda etapa de la urbanización Buenos Aires cuando fue interceptado por los delincuentes, uno de los cuales le disparó en la pierna por oponer resistencia. Gracias a la ayuda de un vecino, el empresario logró detener a dos de los asaltante; no obstante, el tercero escapó con el botín.

RESPUESTA. La Policía ha querido ponerle paños fríos al tema de la inseguridad que se siente en la localidad como consecuencia de estos últimos hechos delictivos.

Respecto a la denuncia por el robo de más de medio millón de soles, el jefe de la Tercera Macro Región Policial La Libertad-Áncash, general PNP Lorenzo Granados Ticona, mencionó que la primera parte de la investigación consiste en descartar diversas hipótesis como el autorobo o que estén comprometidas personas del entorno.

En tal sentido, explicó que existen algunas dudas respecto a la existencia del dinero.

“Un equipo se ha dedicado exclusivamente a ver este caso. Se tienen que descartar varias hipótesis porque cualquier persona o empresa no tiene 500 mil soles expuestos a ser robados. Primero se está verificando las preexistencia del dinero (...) nadie en su sano juicio tiene 500 mil soles en el quinto piso de un edificio y no toma sus medidas para que se evite un robo”, declaró.

El alto oficial también aseguró que existe un plan de trabajo para desarticular a las bandas de “marcas”.

“En cuanto a los ‘marcas’ estamos detrás de ellos, se está investigando, y también se realiza una labor preventiva de ir a esos lugar donde se saca dinero, hacer control de identidad a las personas que están alrededor”, expresó.

Por su parte, el jefe de la Región Policial de Áncash, coronel PNP Felipe Eslava Chávez, señaló que una de las estrategias que vienen usando para prevenir los asaltos y detener a los delincuentes es el patrullero de aproximación ciudadana, que consiste en ubicar los vehículos de la Policía en zonas estratégicas para vigilar y disuadir cualquier acto ilícito.

“Se está desarrollando en toda zona urbana de Chimbote con la presencia física de un patrullero en un determinado lugar, para que esa unidad sirva de prevención y disuasión para cualquier acto ilícito que se pueda cometer. El patrullero está además en una forma exclusiva en un lugar por donde posiblemente se realicen las fugas cuando se den esas situaciones”, mencionó. 

Lo más leído