Áncash: Una aventura desde el "Balcón del Cielo" pallasquino (FOTOS)

Se ubica a cuatro horas de la ciudad de Chimbote

15 de Septiembre del 2017 - 12:45 » Textos: Redacción » Fotos: Cortesía

Las maravillas de la naturaleza están reservadas en el “Balcón del Cielo” donde, Dios pintó un azulado distrito llamado Pallasca, un lugar mágico a cuatro horas de Chimbote y a 3150 metros sobre nuestro litoral de Áncash. Siguiendo una ruta serpenteante de túneles angostos y recorriendo el margen del río Santa y Tablachaca.

Sus calles angostas y sus techos llenos de tejados rojizos, nos acercan a la naturaleza y nos invitan a recorrer los principales recursos turísticos de la zona como el Bosque de Eucaliptos, donde la respiración se activa por sus propiedades estimulantes. Un bosque de eucaliptos con los arboles más altos de la región (más de 60 metros) y más de 5 millones de plantones.

Pallasca está ubicado geográficamente en el límite de la región La Libertad y su quebrada está bañada por el río Tablachaca, cuya orilla aloja los Baños Termales del mismo nombre. Un conjunto de piscinas que captan las aguas calientes de la napa freática y sus aguas medicinales sirven a toda la familia y propician un buen momento con los amigos.

RUTA. Pallasca propone un Tour Saludable por la pureza de su aire y terruño rodeado de naturaleza viva y sobre todo por sus aguas mineralizadas y límpidas como las de la Cascada de Aguaytoro. Un lugar de ensueño, cual piscina de los duendes, salido de un cuento mágico. Las Aguas de Aguaytoro recorren una quebrada de más de 60 metros y los pobladores suelen beberla, atribuyéndole propiedades medicinales y frescura para el viajero de paso.

En la parte más alta de Pallasca se encuentra la laguna Chaupincocha, la forma de llegar es siguiendo una subida extrema en camioneta o movilidad particular. Todo un esfuerzo para coronar la cima de sus Apus, con varios espejos de agua y puquiales. Pero el paisaje de Chaupincocha y el panorama de sus pampas, acompañado del ganado vacuno de alrededores, es imponente. El viajero siente el frio helado de la puna ancashina.

Por estos recursos turísticos y por otros lugares espectaculares te invitamos a recorrer este circuito. A conocer su historia y tradición que guardan celosamente los altares de las iglesia San Juan Bautista, construida en 1650. El altar mayor plasma el arte barroco en madera tallada y decorada al fuego con pan de oro.

Su fiesta patronal en honor a San Juan Bautista es en junio (18-26) y congrega a gran cantidad de visitantes, quienes disfrutan de la gastronomía como el picante de cuy, caldo de carnero. Dulce de Calabaza, pan, biscochos y quesos. También infusiones de hierbas como cedrón y panizara.

Su extensa geografía serrana está poblada de plantas nativas como el Maguey, Cactus, entre otros. Y también, alberga sitios arqueológicos de culturas milenarias que dieron origen al distrito de Pallasca, que hoy se conoce como “Balcón del Cielo”. Lugar que viene siendo promovido como potencial turístico y nueva ruta turística por el alcalde de la Municipalidad Distrital de Pallasca, Nicolás Risco Orbegozo, quien invita a conocer su tierra en el marco del Día Mundial del Turismo.