César Álvarez va a juicio por sobrecostos en perfil Sisa

Juzgado admite acusación planteada por el fiscal Roncal Cancino en la que se pide cinco años de cárcel para Álvarez y cuatro años de inhabilitación en función pública. El GRA pagó S/ 5 millones cuando el costo inicial fue estimado en S/ 102 mil
César Álvarez va a juicio por sobrecostos   en perfil Sisa

César Álvarez va a juicio por sobrecostos en perfil Sisa

30 de Noviembre del 2017 - 09:13 » Textos: Gonzalo Horna » Fotos: Correo

El Poder Judicial dispuso que el exgobernador regional de ÁncashCésar Álvarez, afronte un juicio oral por una presunta sobrevalorización y actos de colusión que se habrían cometido en agravio del Proyecto Especial Chinecas, al licitar y adjudicar la adecuación del proyecto original de Chinecas al esquema estructurado al consorcio Sisa, por un importe de S/ 5 millones de soles que salieron de las arcas del Gobierno Regional de Áncash (GRA).

AL BANQUILLO. Con César Álvarez se completa la lista de los cinco investigados, a quienes la Fiscalía Anticorrupción lleva a juicio oral por este hecho. El Ministerio Público imputa al exgobernador ser el autor del delito de colusión desleal, por lo que pide una sanción de cinco años de cárcel para él, así como cuatro años de inhabilitación para el ejercicio de la función pública.

De igual forma, la Procuraduría Anticorrupción pide que se pague una reparación de 5 millones 200 mil soles a favor del Estado por el daño ocasionado al tesoro público.

Ayer, en la audiencia de control de acusación, el juez del Sexto Juzgado de Investigación Preparatoria de la Corte de Justicia del Santa, Jorge Luis Chávez Tamaríz, aceptó la acusación que trajo a la diligencia el fiscal anticorrupción, Carlos Roncal Cancino.

De esta forma, Álvarez irá al banquillo de los acusados junto a los investigados Hugo Rojas Rubio (actualmente prófugo de la justicia), Carlos Peralta Ruiz, Víctor Córdova Gonzales y Edmundo Cornejo Muñoz, para quienes ya se había determinado anteriormente que afronten juicio oral.

En el caso de César Álvarez, el Ministerio Público realizó una investigación suplementaria, debido a que la Corte Suprema de Justicia aceptó la casación que planteó ante la resolución judicial del Santa que establecía el archivo del caso para él.

ESCANDALOSOS SOBRECOSTOS. Y es que según la investigación realizada por la Fiscalía Anticorrupción, el costo de mercado por el cual se debió licitar este proyecto era de apenas 102 mil, de acuerdo a lo establecido por el Instituto Nacional de Desarrollo (Inade), unidad ejecutora de ese entonces de Chinecas, ante que el Gobierno Central transfiera su administración al GRA.

Así las cosas, la sobrevalorización del estudio resulta escandalosa. Más aún porque la Fiscalía también cuenta con un peritaje y su posterior ampliación del mismo, que confirma que los precios fueron “inflados” y en el que además se remarca que “no se justificaba” el pago de los 5 millones de soles al consorcio Sisa. Esto último porque además en abril de 2012, la Gerencia de Estudio y Medio Ambiente de Chinecas ya había realizado un estudio a nivel de perfil de inversión pública de la adecuación del proyecto, cuyo monto había sido estimado en 1 millón 400 mil soles. Este informe pericial fue elaborado por el ingeniero Gabriel Ángel Galdós Lavado.

COLUSIÓN. En suma, la Fiscalía le atribuye a César Álvarez “el haberse coludido con los funcionarios del Proyecto Especial Chinecas y Edmundo Cornejo Muñoz, representante legal del consorcio Sisa, a fin de poder llevar a cabo el concurso público 001-2009- OEI- GRA - PECH de adecuación del proyecto original de Chinecas al esquema restructurado por un valor de 5 millones 272 mil soles, el cual supera en demasía al valor referencial establecido por el Inade”.

Tras lograr que el Ejecutivo transfiera Chinecas a la administración del GRA y con un expediente que habían valorizado en 5 millones de soles, la gestión de César Álvarez, sacó a la licitación el proyecto, pero no lo hizo mediante el Sistema Electrónico de Contrataciones del Estado (SEACE), sino a través del convenio que firmó con la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI). Según la acusación de la Fiscalía, esto se hizo a fin de “evitar” la supervisión de la Contraloría General de la República y del mismo Organismo Supervisor de Contrataciones del Estado (OSCE), “y de esta manera que no se evidencien los costos sobrevalorados del servicio a ejecutar”. El fiscal subraya en su acusación que el GRA insistió en llevar adelante la selección del postor con la OEI, pese a los costos que esto le generaría a las arcas de la Región, que sería entre el 2 al 4 por ciento del valor del proyecto.

“(...) hecho que nos conlleva a inferir que el imputado César Álvarez Aguilar, prefirió gastar dicho porcentaje con el fin de verse libre de futuros cuestionamientos y obtener un mayor control para manipular los procesos de selección, logrando que las empresas que él determinaba ganaran las licitaciones”, señala en la acusación fiscal a la que tuvo acceso Correo.

La Fiscalía cuenta incluso que inicialmente la OEI descalificó a Sisa para que se le adjudique el proceso, pero sin embargo, luego fue convocado por esta misma entidad, aduciendo que podía levantar las observaciones.

FACTOR ODEBRECHT. Para sustentar su acusación contra Álvarez, la Fiscalía ha presentado hasta 40 elementos de convicción, entre testimoniales, documentales, peritajes y declaraciones de colaboradores eficaces y testigos con código de reserva. Al admitir el control sustancial y formal, el juez también dispuso que estos elementos sean actuados en la etapa de juicio oral a favor del Ministerio Público.

Es justamente en los dicho por los colaboradores y testigos en reserva, donde salta el nombre de la constructora brasileña Odebrecht, investigada por pago de sobornos a funcionarios públicos en diversas partes del mundo.

Resulta que según lo han manifestado estas personas, la intensión era que Chinecas sea ejecutado, teniendo como base el sobrevalorado perfil Sisa, a través de una inversión pública privada. Es ahí donde entraría la empresa Odebrecht.

Así, por ejemplo, el testigo TR1- 2017, señala que existieron reuniones en Trujillo y Huaraz para tratar este tema. Álvarez, según el testigo, dijo que “iba a dar todas las facilidades para llegar a ejecutar el proyecto (Chinecas), conviniendo con Raymundo Nonato Trindade Serra, gerente general de Odebrecht, para que preparara una iniciativa privada para el proyecto Chinecas a fin de que sea evaluado por el consejo regional”.

En esta reunión habría participado también Martín Belaunde Lossio, quien según el testigo en reserva le dijo al directivo de Odebrecht que “Álvarez Aguilar dejó en claro que sí quería ganar la buena pro, debía realizar el pago del 10% del monto del proyecto”. Más adelante, el testigo cuenta que Odebrecht estaba dispuesto a pagar el 2,5% del valor del proyecto, pero Belaunde respondió que debía consultarle a Álvarez.