Chimbote: El regreso a clases en los colegios abandonados

Otro año más los estudiantes de los planteles Víctor Andrés Belaunde e Inca Garcilaso de la Vega deberán estudiar en condiciones inadecuadas. Funcionarios del GRA todavía no informan cuándo se retomarán trabajos, señalan directores
Chimbote: El regreso a clases en los colegios abandonados

Chimbote: El regreso a clases en los colegios abandonados

06 de Marzo del 2018 - 10:02 » Textos: Miguel Ríos » Fotos: Correo

l próximo lunes inicia el año escolar 2018 en las instituciones públicas del país, y en el caso de los alumnos de los colegios Víctor Andrés Belaunde e Inca Garcilaso de la Vega, ambos de Chimbote, nuevamente deberán realizar sus clases en aulas prefabricadas debido a que hasta el momento las obras de reconstrucción de sus planteles siguen paralizadas. Lo peor es que todavía no se ha informado si este año finalmente se retomarán los trabajos.

EN OTRO COLEGIO. En mayo del 2013, el Gobierno Regional de Áncash (GRA), entonces a cargo de César Álvarez Aguilar, comenzó la obra de reconstrucción de la institución educativa Víctor Andrés Belaunde, la cual está ubicada en el cruce de los jirones Alfonso Ugarte y Sáenz Peña, en pleno centro de Chimbote.

Se realizó la destrucción parcial de la infraestructura del plantel y luego se empezó a ejecutar la obra valorizada en seis millones de soles. Pasaron apenas algunos meses y los trabajos fueron paralizados. Desde aquella fecha hasta ahora no se ha hecho nada.

Cuando inició la ejecución del proyecto, se dispuso que de manera provisional los 1,500 estudiantes -que en aquel momento tenía el colegio Belaunde- desarrollen sus clases en otro plantel. No obstante, debido a la paralización de los trabajos, año tras año los alumnos han seguido realizando sus actividades en ambientes que no son los adecuados para el aprendizaje.

Esta situación ha desencadenado que muchos padres de familia decidan matricular a sus hijos en otros planteles. Es así que, en el 2017, la población estudiantil en el colegio Belaunde fue solo de 600 educandos, menos de la mitad de lo que hace cinco años tenía.

Desde el próximo lunes los estudiantes volverán a utilizar las aulas prefabricadas que fueron instaladas en el colegio Miguel Grau, ubicado en la urbanización El Acero.

“Estamos en una infraestructura no adecuada para que los alumnos reciban su aprendizaje”, reconoció el director del colegio Víctor Andrés Belaunde, Ricardo Falla Enriquez.

ESPERA. El director señaló que en octubre del año pasado el Colegio de Ingenieros emitió los resultados de su peritaje, en el cual se señalaba que la obra sí se podía continuar en base a lo poco que ya había avanzado, con lo cual no era necesario comenzar de cero.

“Encontré al ingeniero Luis Gamarra Alor (gobernador de Áncash) a inicios de enero y me dijo que solo faltaba la elaboración del nuevo proyecto, por ser un saldo de obra, y desde entonces estoy en espera”, refirió Ricardo Falla.

Tras señalar que este año deberán volver a estudiar en aulas prefabricadas, el director dijo que espera que próximamente se dé inicio a los trabajos de reconstrucción, a fin de que en el 2019 puedan volver a su colegio.

“Invoco al ingeniero Gamarra, yo sé que usted tiene la capacidad para discernir qué obra debe ejecutar; es un colegio de Chimbote, que mantiene la parte técnica para poder trabajar en bien del alumnado”, sostuvo.

Actualmente, el local del colegio Belaunde se encuentra abandonado. Vecinos se quejan de que el lugar es usado como letrina pública y para botar basura.

SIN PRESUPUESTO. El regreso a clases de los alumnos de la institución educativa Inca Garcilaso de la Vega, ubicado en la urbanización El Trapecio, tampoco será el mejor. Ellos también volverán a realizar sus actividades educativas en condiciones inadecuadas.

En junio de 2012, la gestión del hoy preso César Álvarez ordenó que el colegio sea destruido para que se inicie su reconstrucción; no obstante, pasaron algunos meses y los trabajos fueron paralizados.

Durante los primeros años, los estudiantes del colegio Garcilaso desarrollaban sus clases en aulas de palos y esteras, pero posteriormente se les entregó aulas prefabricadas.

Actualmente, este plantel alberga a unos 200 alumnos, quienes a partir desde el lunes deberán volver a estudiar en este tipo de ambientes; en un colegio que además no cuenta con servicios higiénicos adecuados y un campo deportivo para realizar las clases de educación física.

Al respecto, la directora del plantel, Laura Goicochea, indicó que durante estos años han venido realizando gestiones para que las autoridades del GRA den prioridad a la reconstrucción de este colegio, pero, pese a que ya han pasado casi seis años, aún no hay nada concreto.

Indicó que tenían esperanza de que los trabajos se retomen tras el peritaje que realizó en octubre pasado el Colegio de Ingenieros, pero ahora -según los funcionarios de la Subregión Pacífico- el proyecto no avanza por un tema presupuestal.

“Nosotros esperábamos que este año inicie la construcción, pero fuimos a hablar con el gerente José Corcuera Medina y nos dijo que había solicitado al gobernador para que dé una partida de 4 millones 500 mil soles”, precisó.

Según la directora, le informaron que actualmente el GRA no cuenta con presupuesto y que debía esperar hasta abril para ver si surgía alguna solución.

“Pedimos al gobernador (Luis Gamarra) que dé facilidades para que se apruebe el presupuesto. Es tiempo de que las autoridades den la importancia que se merece a la construcción de nuestro colegio”, expresó.

Vale mencionar que la obra de reconstrucción del colegio Inca Garcilaso de la Vega solo presenta un avance del 15%; mientras que en el caso del colegio Víctor Andrés Belaunde solo se realizó un 10% del proyecto.