José Huamán vuelve a ser un prófugo de la justicia

Siete días después de la audiencia de vista de la causa, se hace pública resolución judicial que ordena ubicación y captura de rector de la USP
José Huamán vuelve a ser un prófugo de la justicia

José Huamán vuelve a ser un prófugo de la justicia

08 de Diciembre del 2017 - 08:59 » Textos: Gonzalo Horna » Fotos: Correo

El Poder Judicial falló a favor de volver efectiva la condena de 3 años de cárcel que pesa sobre el ahora prófugo rector de la Universidad San Pedro de Chimbote, José María Huamán Ruiz, por el delito fraude en agravio de esta misma casa superior de estudios, por el sonado caso referido a la contratación de abogados “fantasma” por más de 3 millones de soles.

Tuvo que pasar una semana, desde la audiencia de vista de la causa, para que la Corte Superior de Justicia del Santa, haga público el fallo del titular del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria, Jhon Pillaca Valdez en la que se dispone que Huamán sea encerrado en un penal al haber incumplido las reglas de conducta fijadas por la Sala de Apelaciones de la Corte del Santa, cuando lo otorgó la pena suspendida.

La misma medida fue determinada para los demás sentenciados Alberto Toro Castro, Leo Michael Llumpo Jacinto, César Vargas Rosas, Tania Leonor Baca Escurra y José Luis Quezada Pisfil.

Luego de cumplir con la notificación de la resolución a las partes procesales, cerca del mediodía de ayer, el juez envió los requerimientos de captura a la Policía Judicial, para que se inicien las acciones de búsqueda y posterior aprehensión de los sentenciados. Hasta el cierre de esta edición, no se confirmó ninguna captura.

INCUMPLIMIENTO. En su resolución el juez Pillaca Valdez acogió alguno de los argumentos expuestos por el Ministerio Público, en el sentido de que los sentenciados incumplieron las reglas de conducta, una de ellas fue el no haber aperturado el libro de registro de firmas como lo había establecido el tribunal. Solo Tania Baca, cumplió con esta regla de conducta.

Sobre el monto de reparación civil de 3 millones 355, 83 soles, la Fiscalía denunció que desde el 27 de julio, fecha de la sentencia de la Sala de Apelaciones, solo uno de los condenados, Alberto Toro, había depositado la ínfima suma de 500 soles.

La defensa del rector Huamán, ejercida por el excongresista Omar Chehade, arguyó que no se podía pedir el pago de reparación debido a que su patrocinado había planteado un recurso de casación ante la Corte Suprema para anular la condena de pena suspendida.

Sin embargo, el juez consideró que sí se ha podido acreditar el incumplimiento de reglas de conducta y que en la resolución de la Sala de Apelaciones se dejó constancia que ante esto, la pena suspendida debería ser revocada por efectiva.

RETRASO. El retraso con el que se emitió la decisión del juez Pillaca, fue cuestionado por la opinión pública y los diferentes frentes y organizaciones que denunciaban presuntos hechos de corrupción en la gestión de Huamán.

Las críticas se hicieron más fuertes cuando se conoció que el magistrado había pedido licencia para acudir a Ayacucho, en donde tenía causas pendientes de resolver, justo durante los días en los que tenía que emitir su fallo sobre la situación jurídica de Huamán Ruiz y compañía.

Como es público la audiencia se realizó el pasado 30 de noviembre. La resolución que notificó ayer la Corte del Santa tiene como fecha el pasado el 1 de diciembre. Es decir, se infiere que el juez Pillaca tomó su decisión al día siguiente de la diligencia, pero recién la hizo público ayer jueves, debido a que tuvo tres días de licencia.

Temprano, antes de conocerse la decisión del juez Pillaca, el presidente de la Corte Superior de Justicia del Santa, Carlos Salazar Hidrogo, minimizó las críticas por la licencia que se le otorgó al magistrado y sostuvo que aún se encuentra dentro del plazo para emitir su pronunciamiento.

“Hay la obligación de una magistrado cuando es cambiado de culminar los procesos judiciales, entonces se le dio licencia para los proceso que tiene, algunos estaban para lectura sentencia o para alegatos, por eso se le dio licencia los días lunes y martes”, señaló.

“Tenía (el juez) tres días de plazo y los tres días de plazo, si estuviera laborando acá se hubieran cumplido rigurosamente el día martes. El plazo aún está vigente”, agregó luego.

En otro momento se refirió también a las constantes postergaciones de audiencias de causas que vinculan a Huamán y dijo que los jueces tienen los mecanismos legales para evitar suspensiones de diligencias que se hacen con la intensión de dilatar los procesos.

Por su parte el jefe de la Oficina Desconcertada de Control de la Magistratura (Odecma) Williams Vizcarra Tinedo, señaló que su despacho no ha iniciado ningún tipo de investigación preliminar o acción contra el juez Pillaca. Puntualizó que no se ha planteado ninguna denuncia contra el magistrado.

REACCIONES. Al respecto el dirigente de la Asociación de Egresados de la Universidad San Pedro, Ricardo Polo, indicó que con Huamán en la condición de prófugo de la justicia, le corresponde al vicerector Gilmer Díaz Tello, asumir automáticamente el rectorado de esta casa superior de estudios.

“De acuerdo al estatuto quien debería asumir automáticamente es el señor Gilmer Díaz Tello, quien es el vicerector académico”, señaló.

No obstante Polo invocó a la Asamblea Universitaria a seguir el procedimiento legal y esta vez sí declarar la vacancia de Huamán Ruiz.

En otro momento recordó que en enero del próximo año se deberán convocar a nuevas elecciones para elegir a las autoridades de la USP, por lo que consideró que ahora la universidad “podrá recuperar su imagen”.

A su turno, el abogado Walter Aguirre, integrante de la asociación de egresados pioneros de la USP, dijo que esperaban que el juez emita una resolución en ese sentido, porque considera que el Ministerio Público demostró que los sentenciados incumplieron las reglas de conducta.

El letrado pidió a la Policía Judicial cumplir con el mandato de búsqueda y captura de Huamán y recordó que anteriormente ya había sido incluido en la lista de “los más buscados” y se ofreció una recompensa de 20 mil soles por su paradero.