Fiscalía pide 30 años de cárcel para Álvarez por “La Centralita”

Presentan acusación en contra de 60, como Arroyo, Belaunde y 2 excongresistas. También involucran a Odebrecht
Fiscalía pide 30 años de cárcel para Álvarez por “La Centralita”

Fiscalía pide 30 años de cárcel para Álvarez por “La Centralita”

22 de Febrero del 2018 - 08:33 » Textos: Miguel Ríos » Fotos: Correo

Tras varios años de investigación, el Ministerio Público finalmente presentó su acusación por el sonado caso “La Centralita”. Para el principal implicado, el expresidente regional de Áncash, César Álvarez Aguilar, se ha pedido una condena de 30 años de prisión. También se ha solicitado cárcel para otras 59 personas, entre ellas el exalcalde Luis Arroyo Rojas, el empresario Martín Belaunde Lossio y los excongresistas ancashinos Heriberto Benítez Rivas y Víctor Crisólogo Espejo.

PLAZO

Fuentes del Poder Judicial informaron a Correo que, el martes último, el Tercer Despacho de la Fiscalía Supraprovincial Corporativa Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios, a cargo del fiscal Elmer Chirre Castillo, presentó su acusación en contra 60 personas.

Vale mencionar que aquella fecha vencía el plazo de 10 días que la jueza del Primer Juzgado Nacional de Investigación Preparatoria, María de los Ángeles Álvarez Camacho, le había otorgado al Ministerio Público. A inicios de mes, la magistrada declaró fundado en parte la solicitud de la defensa del investigado Martín Belaunde Lossio, que cuestionó que el fiscal no se haya pronunciado sobre el caso “La Centralita”, a pesar de que la investigación ya había concluido el 30 de octubre del 2017.

ACUSACIÓN

Según nuestras fuentes, la Fiscalía Anticorrupción ha formulado un requerimiento mixto. Es decir, solo ha presentado cargos en contra de 60 personas. En tanto, ha pedido el archivamiento para más de 20 investigados.

La acusación del Ministerio Público consta de más de seis mil folios, indicaron nuestros informantes.

El despacho a cargo del fiscal Elmer Chirre ha encontrado pruebas para acusar al expresidente César Álvarez por cinco delitos, razón por la cual ha pedido al Poder Judicial que se le dicte una condena de 30 años de cárcel. Según la investigación realizada por la Fiscalía, el exmandatario es culpable de colusión, peculado, asociación ilícita para delinquir, violencia y resistencia a la autoridad, y lavado de activos.

De igual modo, la Fiscalía pide condena para la esposa de Álvarez, Milagros Asian Barahona, quien actualmente se encuentra prófuga.

También se ha solicitado una sentencia de 25 años de prisión para el exalcalde de la Municipalidad Provincial del Santa, Luis Arroyo Rojas.

Como es público, Álvarez y Arroyo se encuentran actualmente en el penal de Piedras Gordas, en Lima.

Nuestras fuentes del Poder Judicial también nos señalaron que el fiscal ha pedido más de 20 años de cárcel para el empresario Martín Belaunde Lossio, quien es conocido por haber sido amigo de la ex pareja presidencial, Ollanta Humala y Nadine Heredia. Los tres cumplen actualmente prisión preventiva.

La Fiscalía también pide más de 20 años de cárcel para los excongresistas ancashinos Heriberto Benítez Rivas y Víctor Crisólogo Espejo, quienes habrían formado parte de la red que dirgía Álvarez Aguilar.

Otro acusado es Juan Calderón Altamirano, quien actualmente es precandidato al gobierno regional por el partido Restauración Nacional.

ODEBRECHT

Según nuestras fuentes, en su acusación, el fiscal Chirre ha considerado a Odebrecht como persona jurídica. Asimismo, ha presentado cargos en contra de dos personas vinculadas a esta empresa brasileña; se trata de Ricardo Antonio Paredes Reyes y el brasileño Eleuberto Antonio Martorelli. Ellos son acusados del delito de lavado de activos.

Vale precisar que la carpeta fiscal por el caso “La Centralita” consta de más de 349 mil folios, casi dos mil tomos. Un 60% está compuesto por material probatorio.

La teoría de la Fiscalía es que existió una organización que habría dirigido César Álvarez y operaba desde el mismo Gobierno Regional de Áncash. Además, contaba con un aparato de prensa que funcionaba en un local de la urbanización La Caleta, en Chimbote, que era conocido como “La Centralita”.