Incendio forestal devora más de 1,500 hectáreas en San Pedro de Cachora

​Durante tres días fuego se extendió y amenazó con desaparecer caserío de Pantipata
Incendio forestal devora más de 1,500 hectáreas en San Pedro de Cachora

Incendio forestal devora más de 1,500 hectáreas en San Pedro de Cachora

14 de Agosto del 2017 - 09:45 » Textos: Paul Pilco » Fotos: Correo Cusco

Un incendio forestal de grandes proporciones arrasó con más de 1,500 hectáreas de plantaciones de pinos, eucaliptos y cobertura herbácea en el distrito de San Pedro de Cachora, en Apurímac.

Hasta el lugar se movilizaron grupos mixtos de bomberos, policías, comuneros y personal de varias instituciones de la capital regional para controlar el siniestro que amenazaba con extenderse hacía territorios de su vecina Huanipaca.

El incendio se inició el viernes pasado en el sector de Capuliyocc por causas que se desconocen, arrasando con todo lo que encontraba a su paso. Fue controlado la tarde de ayer domingo tras una ardua labor por parte de las brigadas antifuegos.

Debido a la magnitud del siniestro, la alerta de evacuación se activó en el pequeño caserío de Pantipata, cuyos pobladores corrían el riesgo de quedar atrapados y sus viviendas arrasadas por las llamas.

Asimismo, un grupo de turistas extranjeros que tenían previsto visitar las ruinas arqueológicas de Choquequirao y que se hospedaban en albergues rurales ubicados en el mencionado distrito fueron evacuados hacía una zona más segura, restableciéndose el paso a medida que avanzaba la tarde.

Por su parte, la coordinadora del Indeci Apurímac, Ruzby Zela Anamaría, manifestó que el incendio fue controlado en los sectores más críticos, sin embargo, subsistía el temor que este se reactive por la presencia de vientos, requiriéndose de más personal que ayude a combatirlo y extinguirlo en su totalidad.

También se movilizó personal de la Dirección Regional de Salud (Diresa) que permanecerá en la zona para atender emergencias médicas que puedan presentarse, sin registrarse hasta el momento la pérdida de vidas humanas.

Al cierre de la edición, las autoridades encargadas aún no presentan los reportes de los daños causados, perdidas de animales menores y de las extensas hectáreas de árboles de pino y eucaliptos pertenecientes a programas promovidos por el gobierno regional y uso privado.