Nuevo circuito de turismo vivencial en comunidad de Cusco (FOTOS)

Proyecto Munay Wasi de Belmond Monasterio enriquece opciones para locales y turistas en Cusco
Nuevo circuito de turismo vivencial en comunidad de Cusco (FOTOS)

Nuevo circuito de turismo vivencial en comunidad de Cusco (FOTOS)

24 de Agosto del 2018 - 08:16 » Textos: Correo Cusco » Fotos: Correo Cusco

El Proyecto de Turismo Vivencial Munay Wasi se desarrolla con bastante éxito en la comunidad de Ccoñamuro en Cusco.

La convivencia entre el turista y la comunidad de Ccoñamuro, cuyos habitantes muestran muy orgullosos sus tradiciones y costumbres es la partida de esta maravillosa experiencia impulsada por Hoteles Belmond.

El recorrido de este circuito empieza con la salida desde la Plaza de Nazarenas, rumbo al Valle Sur y su gran atractivo conocido como Ruta del Barroco Andino, que contempla el recorrido de tres templos pequeños o capillas, teniendo como el primer punto del itinerario, la Capilla de Andahuaylillas, conocida como la Sixtina de América; luego continúa el Templo de Huaro y finalmente la Capilla de Canincunca; donde se pueden observar extraordinarias pinturas talladas en madera, extraordinarios cuadros y frescos dibujados en las paredes.

Desde el inicio del Circuito Barroco Andino, se tiene la compañía de expertos guías quienes explican la historia y características de este recorrido que nos envuelve con un paisaje exuberante en naturaleza, donde podemos ver extensos campos de cultivo de papa, habas, maíz y otras plantas oriundas del lugar. 

Pero el objetivo final es llegar a la Comunidad de Ccoñamuro, para conocer su forma de vida desde adentro; pues aparte de disfrutar de sus hermosos paisajes, ubicamos a esta comunidad alto andina a 3,600 m.s.n.m, pertenece al distrito de Quispicanchi, Provincia de Urcos, contando con una población aproximada de 450 habitantes.

Luego de empaparse del arte barroco en su máxima expresión en las encantadoras capillas cusqueñas, el arribo a Ccoñamuro es estupendo, con una fastuosa bienvenida con música del lugar y colocación de hermosos collares hechos con flores nativas de la zona, los hermanos comuneros como parte de su hospitalidad también reciben a los visitantes con la degustación del riquísimo mate de muña, para curar el mal de altura; a más de vestir con sus bellos trajes típicos, al grupo de visitantes.

Ccoñamuro, es una comunidad agrícola, cuyo principal producto es la papa nativa, el olluco, el año, las habas, el trigo y verduras en general, son expertos en la elaboración del chuño y la moraya, productos que los venden en la feria dominical de Urcos.

En cuanto al tejido, también los hermanos de Ccoñamuro dominan este arte a través del telar con la confección de chullos multicolores, con motivos de iconografía inca basados en la naturaleza.

Uno de los líderes de la comunidad, señala que hace dos años iniciaron con el Proyecto Asociación de Turismo Vivencial Munay Wasi, conformado por las familias del lugar que tienen el objetivo de ayudarse económicamente y poder brindar a sus hijos una buena educación, salud y alimentación; porque ahora todos los niños y jóvenes van al colegio e incluso a la universidad.

En cuanto más a la visita a Ccoñamuro; se pudo observar también una ceremonia de pago a la tierra, experimentando acciones que realizan los comuneros, por ejemplo bebiendo la chicha de jora y chacchando la coca, se dice para fortalecer el cuerpo y participar del acto conocido como Habas K’asuy, que consiste en sonar las plantas de habas secas al sol para extraer sus frutos. La visita a los campos de cultivo, donde predomina la papa nativa es singular por el orden y la buena técnica.

La inolvidable visita a Ccoñamuro, culmina con un exquisito almuerzo; preparado por los propios comuneros capacitados en gastronomía y manipulación de alimentos, por los chefs del Belmond Hotel Monasterio; en esta oportunidad el almuerzo consistía en una sopa de quinua bien caliente, mote acompañado de queso, con un cierre magistral de la watia hecha en hornos de tierra que le da un sabor incomparable a la papa nativa. Sin duda, hay que volver a Ccoñamuro.  

Lo más leído