Temas

​Después de las cenizas, la hacienda Laive Ingahuasi lucha por su resurgimiento

Siete unidades productivas se resisten a desaparecer y persisten con la industria ganadera
​Después de las cenizas, la hacienda Laive Ingahuasi lucha por su resurgimiento

​Después de las cenizas, la hacienda Laive Ingahuasi lucha por su resurgimiento

22 de Septiembre del 2017 - 11:03 » Textos: Correo » Fotos: Cortesía

Laive Ingahuasi en su florecimiento llegó a ser una de las haciendas más productivas de la macrorregión centro-sur. Contaba con una estratégica ubicación y tenían agua en abundancia, campos extensos y personal trabajador. Los ancianos afirman que Laive llegaba a producir por día más de 8 mil litros de leche y 3 mil kilos de bloques de lana prensada.

Al finalizar los ‘50, llegó a las pampas de Yanacancha, la cacique española Petrolina Apolaya la misma que acompañada de un contingente de feudatarios y trabajadores, luego de explorar sus tierras, funda la hacienda Laive Ingahuasi, y veinte años despúes, a su muerte, sus trabajadores forman la Sociedad Ganadera del Centro.

EXPANSIÓN. Como Sociedad Ganadera logra masificar su producción de vacunos y ovinos, expandiendo su dominio territorial, además adquirieron modernas máquinas agrícolas, camiones y motocicletas.

Tras la llegada de la Reforma Agraria al iniciar la década de los ‘80 pasa a convertirse la Sais Cahuide, es ahí donde se ve un crecimiento abrumador, pues llegan a trabajar con siete unidades ganaderas donde el eje armónico y primera unidad de crecimiento era Laive Ingahuasi.

MODERNIDAD. Así, la unidad contaba con un moderno galpón de esquila, unidades de captación, extracción y transformación de productos lácteos, además tenían un taller de prensado y almacenaje de fibra de ovino, alpaca y vicuña, los mismos que eran prensados para su exportación a nivel nacional e internacional.

Pero todo lo que sube, tiene que bajar, en diciembre de 1983 y 1989, delincuentes terroristas destruyeron la hacienda, causándole un golpe devastador. El ganado se distribuyó entre los pobladores de Yanacancha, Chicche y Chongos Alto.

Con la destrucción de lo que pudo ser la empresa más importante del centro, quedó truncado el proyecto de traslado de la leche fresca y pura, por tuberías desde Laive hasta el Jr. Amazonas (actual Instituto Pachelli), lugar donde se almacenaba y vendía a la población, la misma que en menos de cuatro horas hacían agotar los más de 3 mil litros de leche que de lunes a domingo llevaban las distintas unidades productoras de las 28 comunidades campesinas que la integraban.

RENACIMIENTO. En la actualidad existen siete empresas comunales de producción y servicios agropecuarios de Yanacancha, siendo la principal y más grande la que se ubica frente a lo que un día fue Laive, de las que actualmente se obtiene más de 4 mil litros de leche al día, la cual en un gran porcentaje abastece a la empresa más importante que enlata la leche y con el resto se elaboran los más deliciosos quesos del valle, además del yogur, mantequilla y manjar.

A la fecha las siete empresas comunales cuentan con más de mil cabezas de ganado Brown Swiss que producen 4 mil litros de leche diarios. Por ello Laive para que pueda retomar el camino de convertirse otra vez en un gran centro de producción ganadera, necesita más apoyo en repoblamiento ganadero, programas integrales de inseminación artificial y mantenimiento integral de los antiguos canales de riego.

Es deseo de las comunidades de esta zona que las autoridades le devuelvan a Laive lo que fue durante varias décadas y reconvertirla en un polo de desarrollo.

INFLUENCIA. El ámbito de influencia de la hacienda Laive incluye a los distritos de Chicche, Chongos Alto y Yanacancha.