Sin solución. El hospital El Carmen, no tiene presupuesto para concretar más traslados a nuevos locales. Es por ello que los pacientes (gestantes,  puérperas, neonatos y niños), además de los trabajadores, permanecerán en el hospital que literalmente “se cae a pedazos”.