Trescientos metros de tuberías de desagüe son arrasados en Buenos Aires (VIDEO)

Los oleajes anómalos afectaron la desembocadura. La reparación costará más de S/ 1 millón, afirman en Sedalib
Trescientos metros de tuberías de desagüe son arrasados en Buenos Aires (VIDEO)

Trescientos metros de tuberías de desagüe son arrasados en Buenos Aires (VIDEO)

20 de Noviembre del 2017 - 09:19 » Textos: Vierci Paredes » Fotos: Correo

A causa de los fuertes oleajes que se registran en los últimos días en el mar de Buenos Aires, en el distrito de Víctor Larco, trescientos metros de tuberías de desagüe quedaron totalmente destruidas por la erosión del mar y las fuertes olas que golpearon la zona.

INSPECCIÓN. Las autoridades de Sedalib S.A. fueron alertadas por los moradores del sector La Bocana, ubicado en el asentamiento humano Los Desamparados, de que el mar había arrasado las tuberías de 52 pulgadas que llevan en su interior los desechos de Trujillo.

Al respecto, el gerente general de la Empresa Prestadora de Servicios, Fernando Alfaro Jiménez, informó que tendrán que reponer 300 metros en una nueva compra que tendrá un costo de al menos un millón y medio de soles que serán financiados con recursos propios.

Asimismo, indicó que existe una problemática respecto a la presencia de pobladores que tienen corralones en la zona, lo que impedirá que puedan ingresar con maquinaria para reparar las tuberías.

EL PROBLEMA. “Vamos a reponer 300 metros lineales de tuberías de 52 pulgadas. El problema es que la población está asentada en el lugar e impiden el paso, a las justas entra un auto y necesitamos llevar volquetes, retroexcavadoras, por lo que en coordinación con el alcalde Carlos Vásquez hemos coordinado para que se retiren y que nos permitan el acceso”, dijo.

De acuerdo con lo detallado por el gerente, entre mañana y el martes se estarán retirando a las personas que tienen sus corralones en la zona para que se inicien los trabajos.

PROYECTO. Alfaro Jiménez agregó que en un futuro se tiene previsto un proyecto para realizar la desembocadura de dos kilómetros más allá de donde se encuentra ubicada actualmente. Los trabajos concluirán luego en 2 a 3 semanas, reforzando la infraestructura para que disminuya el daño que pueda ocasionar la naturaleza.