“La Jauría del Norte” amasaba dinero con extorsiones y estafas

Según el seguimiento de llamadas, los facinerosos planificaban armar empresa “fantasma” para venta por internet
“La Jauría del Norte” amasaba dinero con extorsiones   y estafas

“La Jauría del Norte” amasaba dinero con extorsiones y estafas

04 de Septiembre del 2017 - 09:52 » Textos: Fiorella Blas » Fotos: Cristina Aguilar

De acuerdo con los hallazgos del trabajo de inteligencia de la Policía y Ministerio Público, la organización criminal “La Jauría del Norte” recaudaba cerca de S/ 50,000 al mes, esto producto de extorsiones, estafas, venta de drogas, entre otros delitos, en La Libertad.

Según las interceptaciones telefónicas, el cabecilla Jhon Rainer Muñoz Vargas (29), alias “Reyner”, coordinaba detalladamente todos los hechos ilícitos que los integrantes de su banda se encargarían de cometer.

Extorsiones. Al ser el cobro de cupos la manera más rápida de obtener dinero fácil, el cabecilla de esta gavilla daba las directivas para que sus secuaces extorsionen y transporten droga.

En una comunicación del 19 de marzo de 2017, “Reyner” habla con una mujer de nombre Roxana (quien sería una abogada) y dialogan sobre el alquiler de cuentas bancarias.

Roxana le comenta que ella tiene un agente BCP y BN y que alquila números de cuentas para la extorsión, el “tío tío” (estafa), “premios” (estafa), para que depositen y ella retira y entrega el dinero.

Además, le comenta que ha ido a Trujillo a la audiencia de unos menores que han estado extorsionando y ha logrado que sean liberados. A continuación, parte de esos diálogos:

Reyner: “¿Qué y si has podido por extorsión?”.

Roxana: “Claro, son contactos nomás, igual a ti te voy a sacar, primero voy a hacer que te ‘lanchen’ a Piedras Gordas, los chibolos son sobrinos del ‘Viejo Lenin’”.

Reyner: “¿Tienes cuentas para la extorsión?”.

Roxana: “Claro”.

Reyner: “Comunícate con tus causas que tiene en el B y el B1”.

Roxana: “Yo trabajo con Vargas”.

Reyner: “Yo tengo un negocio con ingresos de 4,000 soles, lento pero seguro (...) Tengo una prima que ha sido terramoza, juega en todo, activa, le he sacado DNI ‘chuecos’, como tres para recoger las ‘encomiendas’ (droga)”.

Amenazas. En las escuchas telefónicas también se evidencia que el lugarteniente “Juanacho” le comenta a “Reyner” sobre las llamadas amenazantes que realizaban para intimidar a sus víctimas.

Juanacho: “Le he metido susto, le he dicho que somos de una banda, de una organización y le he pedido 20 mil soles para no matar a toda su familia”.

Reyner: “Consíguete otro número para darte otros nombres para que trabajes”.

El 21 de marzo nuevamente “Reyner” se vuelve a contactar con “Juanacho”.

Reyner: “Consíguete el número del celular para cobrarle bien a esa loca, tienen miedo”.

Juanacho: “Ya le voy a decir a mi causa que saque la dirección exacta”.

Reiner: “¿Ya les has pedido precio?”.

Juanacho: “29 mil soles”.

Estafa. La modalidad de estafa también figura dentro de los planes de “La Jauría del Norte” para enriquecerse de manera ilícita.

Según las llamadas telefónicas, estos facinerosos planeaban formar una empresa “fantasma” de compra de vehículos por internet para engañar a los potenciales clientes.

Reyner: “Te acuerdas de la camioneta que quería vender en OLX, quiero una foto nada más, la vendo en S/ 25,000, ya tengo todo organizado, el notario, quien va a quemarse en la carta poder. Tengo 5 ‘fumones’ que les regalas droga y no les importa (coordina con un hombre no identificado sobre la camioneta a vender-modalidad de Estafa)”.

Reyner: “Yo tengo un amigo que estudia marketing y podemos hacer una empresa ‘fantasma’ de venta de carros”.

Tras esta comunicación, Muñoz Vargas se contacta con otro de sus compinches para iniciar esta nueva “empresa”.

Reyner: “Quiero que armes la empresa ‘fantasma’ por internet, coordina eso y busca el pata que firme y el cliente y la loca de mi pareja (Roxana) se encarga de todo los papeles”.

Randy: “Ya, el lunes entonces, para programarme”.

Reyner: “Averigua cuánto está la camioneta, ya está lavada, todo nuevo, la persona a la que le vas a vender tiene que ser ubicable, ármate una coartada bacán y el que se va a pintar supuestamente esté en Bolivia”.

De esta manera, los prontuariados delincuentes sembraban el terror en la zona norte del país, extorsionando, vendiendo droga y estafando a incautas víctimas.