Tawakkol Karman fue declarada huésped ilustre y recibió Medalla de La Libertad

Participa en un actividad de una universidad local
Tawakkol Karman fue declarada huésped ilustre y recibió Medalla de La Libertad

Tawakkol Karman fue declarada huésped ilustre y recibió Medalla de La Libertad

12 de Noviembre del 2017 - 14:40 » Textos: Redacción » Fotos: Cortesía

Con palabras como “Perú es un país maravilloso” o “me quedo enamorada del Perú”, Tawakkol Karman, premio Nobel de la Paz 2011, agradeció el cariño recibido en esta tierra donde fue distinguida por el gobierno regional como huésped ilustre y recibió la Medalla de La Libertad.

El gobernador regional de La Libertad, Luis Valdez, destacó los méritos de la luchadora social de Yemen por lo hecho en búsqueda de una sociedad más democrática, justa, con igualdad de derechos y de respeto a las mujeres en el mundo árabe.

“Su presencia debe ser motivo de reflexión para quienes participamos en esta ceremonia y para todos los liberteños que aspiramos a una región y una patria más democrática y con oportunidades para todos”, dijo.

La premio nobel señaló por su parte que el reconocimiento no lo recibía a título personal sino en nombre de todos los soñadores por la igualdad de derechos, democracia y libertad.

“Este un reconocimiento a todos los mártires que tuvieron que pagar muy alto por la libertad, democracia y justicia, algo que solo podremos lograr juntos. En esta lucha los sueños de los pueblos del mundo han llegado a ser uno solo”, dijo a través de su traductora.

El expresidente regional de La Libertad, César Acuña, rector fundador de la Universidad César Vallejo, institución que trajo a la premio Nobel con motivo de la celebración de su XXVI aniversario de creación, manifestó sentirse orgulloso de haber fundado una universidad que ofrece oportunidades de desarrollo a los jóvenes.

Tawakkul Karman, es periodista y licenciada en Ciencias Económicas y emblema de la lucha por los derechos de las mujeres en el mundo árabe. Se le considerada madre de la rebelión pacífica contra el dictador yemení Ali Abdullah Saleh y es activista e icono de la “Primavera Árabe”. Vive en el exilio desde el año 2015, cuando estalló la guerra civil en su país, Yemen, y los contrarrevolucionarios le pusieron precio a su cabeza.

Es madre de tres hijos, lidera Mujeres Periodistas Sin Cadenas, una organización que fundó en el 2005 para defender la libertad de expresión; y está vinculada al partido islamista Al-Islah, el más importante de la oposición en Yemen. Su lucha la llevó a la cárcel y sobrevivió a múltiples amenazas de muerte.

Cuando recibió el Premio Nobel de la Paz, en el 2011, se convirtió en la primera mujer árabe con tal galardón y la segunda musulmana en conseguirlo.