Trujillo: Un fin de semana entre tragos y videojuegos

Un joven “gamer” tuvo un día una idea que parecía descabellada: abrir un bar en Trujillo con juegos de video. Y este fue el resultado

10 de Noviembre del 2015 - 21:14 » Textos: Omar Aliaga Loje » Fotos: Correo

La gama de videojuegos sofisticados y clásicos llaman la atención de uno y otro lado y le podrían hacer pensar a uno que estamos ante un templo para los más chicos de la casa, pero no es así: Reset Bar es un local pensado especialmente para jóvenes y adultos. Para comprobarlo basta con asomarse a la barra, donde la cerveza y otras bebidas preparadas para pasarla bien por la noche brillan por su presencia.

El local está ubicado en la urbanización California, en la calle Los Laureles N° 571 y desde mediados de este año empezó a convertirse en uno de los locales alternativos favoritos de quienes disfrutan salir con los amigos a divertirse el fin de semana o hacer eso que ahora llaman “previos”.

Richard Ponce de León, de 25 años, es el que ideó este proyecto. En realidad, como él mismo lo admite, la idea se le ocurrió al conocer experiencias parecidas en el extranjero.

“Es una moda, en Japón existe hace tres años, y en España hace un año. En Canadá hay como cuatro opciones”, dice Richard, quien dicho sea de paso es un “gamer” de toda la vida.

“Juego desde los tres años, la verdad que no sé hacer otra cosa que esto”, añade, mientras señala uno de los simuladores de autos que se lucen, imponentes, en el fondo del local.

Richard Ponce de León vive más en Lima, donde se dedica justamente a hacer eventos con videojuegos. Pero lo del bar con este añadido lo pensó en Trujillo.

Su hermano, Alex, es quien lo acompaña en esta aventura, aunque a decir verdad fue quien lo desanimó al inicio. “Conozco el mercado trujillano, aquí somos muy clásicos y tradicionales”, le decía. Pero se equiviocó: Reset Bar se ha convertido en toda una alternativa para beber unos tragos con los amigos y, de paso, compartir la aventura del videojuego con ellos.

Si no, que lo digan los jóvenes y no tan jóvenes que llegan cada fin de semana.

Lo más leído