Junta médica concluye que exalcalde padece mal que no puede ser tratado en el penal

Informe del Instituto de Medicina Legal favorece a Roberto Torres, quien ayer retornó a la cárcel
Junta médica concluye que exalcalde padece mal que no puede ser tratado en el penal

Junta médica concluye que exalcalde padece mal que no puede ser tratado en el penal

17 de Agosto del 2017 - 08:41 » Textos: Oswaldo Cabrera » Fotos: Ericka Alvarado

La Junta Médica del Instituto de Medicina Legal de Lambayeque que semanas atrás evaluó el estado de salud del exalcalde de Chiclayo, Roberto Torres, emitió un informe favorable a las expectativas del exburgomaestre investigado por actos de corrupción.

Fueron ocho médicos forenses los que evaluaron a la exautoridad edil y discutieron su caso, llegando a la conclusión de que “El Jefe” padece males que no pueden ser tratados en el centro penitenciario donde se encuentra recluido; debido a que no cuentan con médicos especialistas.

INFORME. Fuentes del Ministerio Público revelaron que el informe de Medicina Legal concluye que Roberto Torres es un paciente “refractario al tratamiento que recibe en el penal”, es decir “no responde adecuadamente al régimen médico al que es sometido en el penal”.

El documento en el cual los propios forenses del Ministerio Público recomiendan que el supuesto cabecilla de la red criminal “Los Limpios de la Corrupción” reciba una tratamiento especializado será notificado en los próximos días a sus abogados, quienes tendrían el camino libre para solicitar nuevamente al Poder Judicial que le otorgue arresto domiciliario.

Por otro lado, ayer los médicos del hospital Las Mercedes dieron de alta al exburgomaestre, quien permaneció nueve días internado tras haber sufrido una descompensación a su salud por su elevado nivel de glucosa.

El director del referido nosocomio, Jhon Jóo Salinas, fue enfático al señalar que se decidió dar de alta al exburgomaestre porque “se encuentra fuera de peligro inminente de pérdida de vida, tal como llegó días atrás”.

“Se encuentra en una condición más estable pero fuera de peligro inminente porque valores con los que llegó de 210 sobre 105 son muy altos que podrían ocasionar daños a nivel cerebral, se rompe una arteria o un vaso y eso sí causa un riesgo inminente de muerte”, indicó.