Uno de los restobares estaba abarrotado y bailaban al son de una orquesta. Las autoridades clausuraron ambos locales.
Uno de los restobares estaba abarrotado y bailaban al son de una orquesta. Las autoridades clausuraron ambos locales.

Aún no están vacunados pero no les importaba correr el riesgo de contagiarse de coronavirus. Cerca de 400 jóvenes –entre 18 y 30 años- que no respetaban el distanciamiento y tampoco usaban mascarillas y que bailaban al son de una orquesta fueron intervenidos en un restobar clandestino en el mientras que a otras 60 personas las detuvieron en un local en .

MIRA: Más de nueve millones 141 mil peruanos ya fueron inmunizados contra el coronavirus

La primera intervención se realizó en un inmueble ubicado en la cuadra 28 de la avenida Tomas Valle, del Callao. Los serenos y policías llegaron hasta este lugar alertados por una llamada de los vecinos donde encontraron a 300 personas.

Ante la presencia de las autoridades, un grupo de los asistentes salió despavorido para evitar terminar en la comisaría mientras que el los demás clientes que no pudieron huir fueron trasladados a la sede policial del sector. La comuna clausuró el local que no tenía licencia de funcionamiento.

Fiesta COVID en el Callao

Similar operación ocurrió cuando fiscalizadores y agentes policiales intervinieron en un restobar situado en la esquina de las avenidas Antúnez de Mayolo y Alcides Vigo, en San Martín de Porres, donde encontraron a 60 personas en plena celebración.

MIRA: Detectan 36 contagios de COVID-19 en penal Ancón, pero ministro de Justicia cree que son más

“Se estaba desarrollando una actividad clandestina. Violaban las disposiciones legales. Saben perfectamente que están prohibidas las aglomeraciones. Todos van a ser multados y el local será clausurado”, refirió uno de los fiscalizadores al noticiero Edición Sabatina.

SUSCRÍBETE A CORREO YOUTUBE