Más de 200 depósitos ilegales operan en inmuebles del Centro Histórico de Lima

Denuncian que existen mafias de terrenos que alejan a los inquilinos. La mayoría de los depósitos se encuentra en los jirones Junín, Callao, Lucanas y Puno. Cidap ha elaborado un mapa de los depósitos.
Más de 200 depósitos ilegales operan en inmuebles del Centro Histórico de Lima

Más de 200 depósitos ilegales operan en inmuebles del Centro Histórico de Lima

12 de Febrero del 2019 - 16:47 » Textos: Grecia Llanos (gllanos@grupoepensa.pe)

Más de 200 depósitos ilegales que han sido implementados en inmuebles patrimoniales fueron contabilizados por el Centro de Investigación, Documentación y Asesoría Poblacional (Cidap) en el Centro Histórico de Lima, sobre todo en la zona de Barrios Altos.

“Hay dos tipos de afectaciones: las edificaciones que han sido demolidas en su totalidad y aquellas a las que les han dejado la fachada para atenuar las multas que puedan tener”, refirió la arquitecta Silvia de los Ríos, del equipo del Cidap.

De los Ríos detalló que la conversión de casonas o edificios históricos en depósitos ilegales es una práctica que viene desde la primera gestión de Luis Castañeda, que data antes del 2011, y se agravó en sus últimos cuatro años al mando de la Municipalidad de Lima por la falta de control y fiscalización urbana.

“La justificación para no realizar vigilancia ha sido que no tienen personal (...) Estos depósitos sirven para proveer a los comercios de Mesa Redonda, el Mercado Central y Grau”, manifestó.

MAFIAS

Por su parte, Anahí Vásquez de Velasco, del colectivo Patrimonialistas de Lima, denunció que existen mafias de terrenos coludidas con funcionarios de la comuna limeña y la Policía Nacional.

“Primero ofrecen a los posesionarios e inquilinos dinero para que dejen el lugar. Si no aceptan, se ejecuta el desalojo y finalmente los terrenos son modificados”, contó.

Vladimir Velásquez, del proyecto cultural Lima Antigua, en cada caminata por Barrios Altos logra observar cómo sacan o ingresan mercadería de edificaciones patrimoniales. Asimismo, ha sido testigo de las modificaciones que les hacen para convertirlos en almacenes.

“Esta amenaza es silenciosa y avanza más rápido de lo que uno se puede imaginar. La informalidad es una plaga que termina por afectar el patrimonio de la ciudad”, dijo.

Lo más leído