La Nunciatura se convierte en centro de peregrinación por el papa Francisco (INFOGRAFÍA)

El Vicario de Cristo tiene especial predilección por acoger a los niños y a las personas con discapacidad que llegan a su residencia temporal en Jesús María
La Nunciatura se convierte en centro de peregrinación por el papa Francisco (INFOGRAFÍA)

La Nunciatura se convierte en centro de peregrinación por el papa Francisco (INFOGRAFÍA)

21 de Enero del 2018 - 08:05 » Textos: Redacción | Correo » Fotos: Correo

Desde la llegada del papa Francisco al Perú, la Nunciatura Apostólica, entidad que representa al Vaticano en nuestro país, se ha convertido en un lugar que no solo cumple una función pastoral y de representación diplomática. Para miles de peruanos, la Nunciatura se ha vuelto un espacio de peregrinación y de esperanza, donde cada mañana y por la noche esperan el “balconazo” del Sumo Pontífice.

La institución, que representa a la Santa Sede, actualmente está dirigida -desde julio del 2017- por el nuncio apostólico Nicola Girasoli, quien es un diplomático con representación oficial ante el Gobierno, además de ser reconocido como decano del cuerpo diplomático acreditado en nuestro país.

Monseñor Nicola Girasoli es italiano y fue ordenado sacerdote en 1980. Cinco años después logró ingresar en el servicio diplomático de la Santa Sede, teniendo posteriormente funciones de representación en Indonesia y Australia, así como en las nunciaturas apostólicas de Hungría, Bélgica, Estados Unidos y Argentina.

Poco después, Girasoli logró ser nombrado nuncio apostólico en Zambia y Malawi (2006). También en Trinidad y Tobago, Jamaica, entre otros países. Académicamente, ha logrado el grado de doctor en Derecho Canónico y, además del italiano, domina los idiomas inglés, francés, español y alemán.

BENDIJO A NIÑOS

Ayer, minutos antes de las 7 de la mañana, tras salir de la Nunciatura Apostólica, en Jesús María, el papa Francisco bendijo a un grupo de niños y adultos con problemas de salud que lo esperaron ansiosos desde la madrugada.

Al verlo salir del local, decenas de fieles empezaron a llamar al Santo Padre con la intención de que se acerque a ellos y poder tocarlo.

El papa Francisco inmediatamente escuchó su llamado y se acercó a unos niños y a unas monjas en sillas de ruedas.

A cada uno de los pequeños los besó en la frente e intercambió palabras con ellos y sus padres. En un acto conmovedor, le regaló su solideo (gorrito blanco que lleva en la cabeza) a un niño que vestía como papa.

El Sumo Pontífice también se acercó a una madre que tenía en brazos a su menor hija con discapacidad y procedió a besar a la niña y bendecirla, provocando lágrimas de felicidad en ambas.

Luego de este acto de amor hacia los fieles, el Papa subió al auto que lo llevó al Grupo Aéreo N° 8, en el Callao, a fin de abordar el avión que lo trasladó a Trujillo.

Las hermanas de las Misioneras Siervas de los Pobres del Cusco, quienes se encuentran en Lima desde hace dos días junto a 30 niños, aguardaron su llegada en horas de la tarde.

Con el transcurrir de las horas, se hicieron presentes más fieles junto a menores de edad. El Papa departió un momento con ellos tras su llegada a Lima.

Lo más leído