Especial: El Huaynaputina y la gran explosión del año 1600

Volcán moqueguano hizo creer a los pobladores de esa época que se acababa el mundo y llegaba el juicio final.

27 de Marzo del 2016 - 15:38 » Textos: Adrian Apaza Diaz » Fotos: Difusión

El 19 de febrero del año 1600, en Moquegua, se produjo la más grande explosión volcánica registrada en toda la historia de América del Sur hasta la actualidad. Su origen: el volcán Huaynaputina.

El estallido tuvo repercusiones catastróficas. Sepultó todo el valle de Omate y sus siete pueblos, destruyó casas en Moquegua y Arequipa. Los cielos se oscurecieron por las toneladas de ceniza escupidas al cielo, no se vio el sol por semanas y el ruido de las explosiones se oyó hasta en Lima, capital del virreinato.

FIN DELMUNDO

Aquí uno de los testimonios: “cuando reventó el volcán que estaba en la provincia de los Ubinas 12 leguas de la mar río arriba, que era un cerro pequeño que estaba en medio de una sierra el año de 1600 arrojó de sí tanto fuego y ceniza que alcanzó la ceniza más de 200 leguas por todas partes, y cayó en los navíos que navegaban por la mar; causó tan gran temblor en aquella tierra que asoló muchas casas e hizo notables daños, y con los temblores (...) y la espesura de la ceniza hecha fuego, que llovía, les parecía que era ya llegado el fin del mundo y juicio final”, escribió el fraile carmelita Vázquez de Espinosa cuando visitó la zona en el año 1615.

Estando en Lima el virrey don Luis de Velasco, escribió “a los 19, 20, 21 de hebrero [febrero] se oyeron disparar por la costa arriva [al sur] donde estava la armada esperando los enemigos [corsarios holandeses] y todos afirmaron que heran [disparos] de artillería y que devían de estar peleando con ellos, que causó mucho contento, (...) y a los 5 de marzo tuve aviso de cómo en las provincias de Camaná y sus valles havía caído y llovido tanta ceniza que casi cegava la gente y que no se v[e]ían unos a otros con la oscuridad grande que hacía”.

El impacto del huaynaputina fue catastrófico. Arrojó 30 kilómetros cúbicos de tefra (ceniza solidificada) que aún hoy en día es posible encontrar en el sur del Perú. La cantidad de gases arrojados a la atmósfera cambiaron el clima en Europa el verano siguiente, que se redujo en 2 grados. Según un estudio de la Universidad de California, el colosal evento fue posiblemente el causante de la gran hambruna que asoló Rusia en 1601 y 1603.

“VOLCÁN JOVEN”

El huaynaputina, que en quechua significa huayna: joven, putina: volcán se encuentra en la margen derecha del río Tambo en Quinistaquillas. Tiene una altitud de 4,850 metros sobre el mar. No tiene la característica forma cónica, mucho menos después de la catástrofe de 1600. Actualmente es vigilado por el Observatorio Vulcanológico del Instituto Geofísico del Perú y del Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (OVI) que lo ha catalogado como un estratovolcán en actividad. Seguramente después que cumpla su ciclo regular, despertará.

El Observatorio Vulcanológico ha organizado un proyecto con la participación de 10 especialistas de España, Italia, Belgica y Francia, que busca desenterrar los pueblos enterrados por el huaynaputina, para investigar el fenómeno y crear un museo de sitio como el que existe en la ciudad de Pompeya arrasada por el Vesubio.

Lo más leído