Con disparos al aire y bombas lacrimógenas, la Policía desaloja a más de 300 familias

Desde hace seis meses se habían posesionado del terreno que hoy será subastado
Con disparos al aire y bombas lacrimógenas, la Policía desaloja a más de 300 familias

Con disparos al aire y bombas lacrimógenas, la Policía desaloja a más de 300 familias

20 de Diciembre del 2017 - 08:54 » Textos: José Chapa » Fotos: José Chapa

Con disparos al aire y utilizando bombas lacrimógenas, más de 300 familias que desde hace seis meses se habían posesionado de un terreno de propiedad de la municipalidad de Piura, fueron desalojadas por la Policía y el Serenazgo la mañana de ayer. Dicho terreno será vendido hoy mediante una subasta.

Un contingente policial conformado por unos 200 efectivos, así como de 80 serenos, incursionaron desde las ocho de la mañana en la zona ubicada en el ex fundo El Chipe, que tiene una extensión de unas seis hectáreas y media.

En dicho terreno, unas 150 familias se habían posesionado con la esperanza que la comuna les venda luego el lote que cada uno ocupa. Luego, la cantidad de pobladores aumentó en más de 300 familias, quienes levantaron sus precarias viviendas con palos, triplay y calamina.

La mayoría señalaba que provenían de diferentes lugares de la región, y que resultaron damnificados por las lluvias al haber perdido sus terrenos.

Cabe señalar que por versión de algunos de los posesionarios, llegaron a dicha zona invitados por algunas personas que luego les pidieron dinero para supuestamente realizar los trámites y obtener la propiedad del terreno.

Incluso, al nuevo asentamiento humano le habían denominado: “Las praderas de Jesús María”, según rezaba el cartel que habían colocado, en donde además señalaban que lo habían fundado el 27 de julio de este año.

DESALOJO. Con la ayuda de dos cargadores frontales, los policías y serenos procedieron primero a invitarlos a salir. La mayoría comenzó a desbaratar lo que habían construido, pero otros se mostraban reacios e intentaron oponer resistencia e intentaron enfrentarse a los policías.

Realizando algunos disparos al aire y lanzando bombas lacrimógenas, los policías continuaron el operativo, pese a los reclamos de los pobladores, mayoría mujeres, hasta erradicar a la totalidad de invasores.