Continúa la congestión y el desorden vehicular en la avenida Sánchez Cerro

En el complejo de mercados, la congestión aumenta con el paso de los vehículos de transporte público
Continúa la congestión y el desorden vehicular en la avenida Sánchez Cerro

Continúa la congestión y el desorden vehicular en la avenida Sánchez Cerro

21 de Septiembre del 2018 - 08:50 » Textos: José Chapa » Fotos: José Chapa

Se esperaba que la remozada avenida Sánchez Cerro, principalmente en la zona del complejo de mercados, iba a solucionar el desorden y la congestión vehicular, además del riesgo de los peatones al cruzar la vía, en Piura. Sin embargo, la situación poco ha cambiado porque todo el movimiento se ha trasladado a los carriles auxiliares.

Tras ser nuevamente puesta al servicio de los piuranos, ayer se pudo observar el intenso tránsito vehicular que se genera en el tramo que comprende la avenida Sullana, y Mártires de Uchuraccay.

Se esperaba un tránsito fluido por el baipás, sin embargo, debido a que casi todos los vehículos que transitan por la zona son de transporte público, no lo utilizan porque tienen que embarcar y desembarcar pasajeros.

Esto ocasiona que los conductores de todo tipo de vehículos, desde las motocicletas hasta los ómnibus de pasajeros, transiten por la vía central y auxiliar, y al llegar a la Mártires de Uchuraccay, generan un cuello de botella que se hace más evidente durante las horas punta de la mañana.

IMPRUDENCIA. Sin embargo, este no es el único problema. Al ya no existir semáforos en la esquina de la Sánchez Cerro con Mártires de Uchuraccay (ex Country), los pasajeros que se bajan en el carril auxiliar que colinda con la comisaría, y que al parecer el expediente no tomó en cuenta en esta zona, tienen que hacer malabares para cruzar y llegar al complejo de mercados.

También se pudo observar a algunos transeúntes, quienes por no caminar unos metros hasta la esquina del frente, arriesgaban su vida trepando los muros de concreto colocados justamente para evitar el paso de las personas y que sufran algún accidente.

Ayer, dos policías de tránsito femeninas paraban de vez en cuando el paso de los vehículos, para permitir a las personas cruzar la avenida.

El panorama es casi el mismo, cientos de vehículos pugnando por ganar espacio para llegar a la Blas de Atienza, ómnibus de pasajeros que congestionan más el tránsito, los paraderos informales, entre ellos de motociclistas, quienes contribuyen al desorden, y hasta las escolares del colegio Fátima, quienes no respetan las luces del semáforo debajo del baipás y cruzan la avenida sin temor a ser atropelladas.

ORDENANZAS. Joel Rodríguez, jefe de la Oficina de Transportes de la Municipalidad de Piura, dijo que debajo del baipás hay semáforos tecnológicamente más eficaces, que regularán el tránsito en la Gulman.

Dijo que solo los vehículos de servicio público autorizados según el Plan Regulador de Rutas, podrán transitar por las vías auxiliares, y se ha dispuesto que la Blas de Atienza sea de doble sentido.

“Vamos a trabajar un poco más con el tema de los operativos”, acotó Rodríguez.

Lo más leído