El misticismo de Las Huaringas

Conozca la fuerza de la naturaleza a 3,950 metros sobre el nivel del mar
El misticismo de Las Huaringas

El misticismo de Las Huaringas

11 de Marzo del 2018 - 10:47 » Textos: Nilo Vilela » Fotos: Correo

Habrá escuchado la historia de la “comadre convertida en chancha”, “el muerto acosador”, “la novia en la carretera”, “tierra del cementerio encontrada bajo su puerta”, entre otras; que son atribuidas a maleficios o brujerías, ya sea por celos, infidelidad y envidia.

CREENCIA

La fe por curase de estas brujerías, hace que las personas acudan a estas “aguas sagradas” que contienen muchos misterios, pero que también creen que son curativas. Las lagunas de Las Huaringas son muy visitadas por miles de personas al año, que buscan curar algunos males o “brujerías”, o simplemente para hacer florecer un negocio.

Aquí encontrarán a los famosos “curanderos” o “chamanes, que con medicina tradicional y a través de mesadas o baños, han hecho que el curanderismo se convierta en uno de las atractivos de la provincia de Huancabamba.

UN CATAQUENSE

Uno de ellos, que tiene muchos años visitándola, es José Luis Valencia. Él aprendió los secretos de las aguas encantadas, los poderes curativos de la hierbas y, sobre todo, ese misticismo que guarda las aguas en las fuerzas de la naturaleza.

“Tenía 13 años cuando mis abuelos, que eran chamanes, me llevaban a la laguna. Nosotros los curanderos tenemos nuestro don, nacimos predestinados para ello”, dice José Luis.

LAGUNA

Luego de 10 horas de viaje desde la ciudad de Piura y 3 horas en bestia, se llega a esta laguna para asistir a los rituales. Un grupo de visitantes recibe un florecimiento para cargarse de energías positivas, y luego se adentra en las aguas para supuestamente dejar todas las dolencias y males.

“He venido desde muy lejos, lagunita de mi corazón, a pedirte que ayudes en todo los problemas a mis pacientes que te traigo, te pido permiso para trabajar, ¡oh, laguna poderosa!”, dice José Luis antes de ingresar a la laguna.

“Muchos traen problemas de salud, gente desahuciada por los médicos, personas que requieren un florecimiento para tener ganancias y ser protegidos de todo mal, hasta amigos del espectáculo, políticos, y personas de otras nacionalidades”, menciona.

BAÑO

“Para el florecimiento llevamos piedras sagradas, aretes metálicos, conchas, espadas, cruces y preparados. Se hace la limpia de todos los males del cuerpo y el alma, utilizando una daga, mientras los visitantes van dando saltos para botar las malas vibras y llenarse de positivas. Luego ingresan a la laguna para salir con nuevas energías. Después se realiza la limpieza con varas de membrillo y metal”, dice José Luis.

La gente deja como “pago” o agradecimiento, monedas, ropa, joyas y fotos de sus seres queridos, “pobre de aquel que ose llevarse alguna joyas o monedas que están en sus aguas, algo malo le sucederá y tendrá que regresar a dejar lo que se llevó”.

RITUAL

Por la noche asisten a la mesada, que a veces dura 6 horas. Allí se confunden los olores como tabaco blanco, tabaco negro, flores blancas, tabú, ramillete de novia, agua florida, entre otros.

Entonces el “chamán” con gritos e invocaciones realiza su trabajo y, como dice José Luis, “los visitantes tienen que tener fe, pues nosotros curamos con las imágenes del Señor Cautivo y de la Santísima Cruz de Motupe y con yerbas naturales”.

El grupo reunido en una mesa toma una pócima de San Pedro y con oraciones entra en trance, contestando preguntas que le hace el chamán, luego concluye con la shinga, “que consiste en tabaco mezclado con alcohol, para limpiar las impurezas del cuerpo”.